Coronavirus en Perú. Esta mañana, un nuevo escándalo remeció la Gerencia Regional de Salud (Geresa) a raíz de un informe del Área de Almacén Especializado donde se advertía sobre un presunto direccionamiento en la adquisición de mascarillas las cuales, incluso, serían de “uso no médico”.

Tras la controversia, dichos implementos serán devueltos al proveedor para que subsane las observaciones, pero también se pidió la intervención del Órgano de Control Institucional (OCI) para auditar todos los procesos de compra realizados desde que inició la pandemia.

Hechos

El informe n.° 00013-2020, suscrito por Eduardo Núñez Puse, reveló una serie de hechos ocurridos durante la revisión de un lote de 15,000 mascarillas KN95 entregadas por el proveedor “Importaciones y Representaciones Mateo Verástegui S.A.C.”, cuyo costo bordearía los S/210,000.

Según explicó el responsable del Área, dentro de la caja había un inserto escrito tanto en chino como en inglés que decía “non medical” (no médico), por lo que pidió explicaciones.

“Al encontrar esto le informé al Sr. Henry Zapata del Área de Logística, quien a su vez me dijo que le informara al Dr. Ordemar (gerente regional de Salud) pues me dijo que él había sido quien indicó que se le pida a este proveedor”, se lee en el documento.

Tras verificar el producto, el trabajador aseguró que Ordemar indicó que se pueden recibir las mascarillas, pero retirando el inserto de la caja para que se entreguen sin dicha etiqueta.

Consultado al respecto, el responsable de la Geresa, Juan Ordemar Vásquez, rechazó haber realizado un direccionamiento en las adquisiciones e, incluso, negó haber pedido que se retiren dichas inscripciones.

“Ese día llegaron dos proveedores para ofrecer su producto. Uno cumplía con las especificaciones técnicas, el otro no. (…) Estamos desabastecidos de mascarillas, por eso encargué al área usuaria para que evalúe si debe recibir el producto. Mi interés fue que se compre lo más pronto posible ante el desabastecimiento”, explicó.

Sobre la inscripción “non medical”, Ordemar aseguró que dichos implementos sí cumplían con las especificaciones técnicas establecidas por el Ministerio de Salud (Minsa), pero que las cajas tenían dicha etiqueta para que puedan salir de su país de origen (China), debido a las limitaciones que existirían para la exportación de estos productos.

Pide auditoría

A través del oficio n.° 001305-2020, el gerente pidió al OCI de la Geresa realizar una auditoría a todos los procesos de compra realizados en el Área de Logística durante la emergencia sanitaria por el coronavirus.

“Muchas compras demoran o parece que hay algo escondido. Por eso he pedido la intervención de la Contraloría para deslindar responsabilidades, porque no tengo nada que ver con proveedores”, refirió Ordemar.

Es necesario precisar que, a raíz del escándalo, con memorando n.° 000498-2020, la Gerencia General del Gobierno Regional de Lambayeque pidió con urgencia al administrador de la Geresa emitir un informe detallado con respecto a la adquisición de estas mascarillas.

Por su parte, el nuevo jefe de la Dirección Ejecutiva de Medicamentos Insumos y Drogas (Diremid), Manuel Mestanza León, informó que dichos implementos fueron devueltos al proveedor a fin de que subsane las observaciones.

Las mencionadas mascarillas iban a ser distribuidas a las brigadas de salud que se encargan de monitorear los casos de COVID-19 y al personal de los 182 establecimientos de salud.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × cuatro =

Translate »