La Municipalidad Provincial de Piura recepcionó el proyecto de semaforización, cuyo costo bordea el millón y medio de soles, pese a deficiencias.

Esto, porque se detectó que una parte de los equipos de la obra fueron cambiados por otros de menor calidad. Sin embargo, se pagó lo mismo.

Sobre este tema, ambas gestiones (la pasada y la actual) se acusan mutuamente.

La anterior gestión cuestiona que este gobierno haya recepcionado una obra con equipos de menor calidad a los que manda el expediente técnico. Mientras que la actual gestión acusa a los exfuncionarios de coludirse con el contratista para cambiar las bases integradas del proceso y así aminorar la calidad de catorce controladores de semaforización de ocho a cinco fases.

En medio de la contraversia, Diario Correo ingresó al portal del Sistema de Contrataciones del Estado (Seace) y comprobó que las bases integradas colgadas en el sistema, con fecha 28 de julio del 2018, señalan en el tercer capítulo referido a “Consideraciones en el Diseño del proyecto”, la instalación de controladores de semáforos de ocho fases, además de otras partidas que juntas suman la cantidad de S/ 1,455.599, que es lo que se pagó al contratista en la gestión del alcalde Juan José Díaz Dios.

LAPIDARIO

La punta de la madeja está en el informe que elabora el exjefe de la Gerencia Territorial y Transporte de la municipalidad de Piura, Andrés Palomino Rosales, con fecha 30 de diciembre del 2019.

En el documento denuncia que esta gestión recepcionó y liquidó un proyecto distinto al que existe en el expediente porque avaló la instalación de equipos de menor calidad.

El exfuncionario, asimismo, desmiente con documentos lo informado por la División de Obras de esta gestión, que señala supuestas modificaciones al expediente en relación a los catorce controladores de semáforos de cinco fases.

Cabe aclarar que el informe que realiza la División de Obras es en respuesta al informe que emite la Oficina de Transporte y Circulación Vial (OT y CV) el pasado mes de noviembre para alertar que las observaciones al proyecto no habían sido subsanadas y que tampoco se les tomó en cuenta como área usuaria al momento de conformar el comité de recepción de obra.

Lo extraño es que el informe de la OT y CV data del mes de noviembre del año pasado, cuando la obra ya estaba culminada y liquidada, dado que esta se recepcionó en febrero del 2019.

Palomino Rosales también cuestiona que se haya tramitado una valorización pendiente y que no se haya detectado durante el proceso de recepción que los equipos (conectores de semáforos) eran de cinco y no de ocho fases. Además, que se haya dado por consentida la liquidación a favor del consorcio E-I que tuvo a cargo la obra.

RESPONDE

Al respecto, el actual gerente territorial, Rolando Pasache Araujo, confirmó que los equipos instalados para conectar los semáforos son de menor calidad, pero acusó a los exfuncionarios de haberse coludido con el contratista.

“Quiero aclarar que la obra fue licitada, ejecutada y culminada en el 2018, es decir, en la gestión del exalcalde Óscar Miranda. En enero del 2019, cuando se inició esta gestión municipal, nos correspondió hacer la recepción de la obra y se hizo de acuerdo a lo que establecía el contrato. Es decir, el contrato indicaba que la tecnología a instalarse tenía que ser de cinco fases, nosotros no podíamos cambiar eso”, puntualizó.

Agregó que se dio cuenta que los equipos eran de menor calidad durante el proceso de recepción. Aún así recepcionaron el proyecto y dejaron consentir la liquidación de la obra.

Explicó que para iniciar la recepción de esta obra de instalación de 32 semáforos inteligentes en diversos puntos de Piura, Castilla y Veintiséis de Octubre, tuvieron que exigirle a la empresa contratista la entrega de la totalidad de los interruptores faltantes en dichos equipos para poder operar.

“La contratista aducía que los había entregado, pero que se los habían hurtado. Fue una exigencia con lo cual se hizo la recepción y los semáforos se pusieron en operatividad”, sostuvo.

No obstante, será el Ministerio Público quien determine las responsabilidades por este perjuicio económico que se habría ocasionado en contra de la comuna provincial de Piura.

En la búsqueda que realizó Diario Correo en el Seace se encontraron colgadas las bases integradas y el contrato. En la primera, se detectó que estos no han sido modificados, sino que se mantiene la característica tecnológica de ocho fases para los controladores de los semáforos.

Fuente Diario Correo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − catorce =

Translate »