“Voy a decir toda la verdad”. Acorralado y sin salida, Edwin Luyo Barrientos, el único ex funcionario peruano detenido hasta el momento por haber recibido coimas de Odebrecht, reconoció ayer ante la justicia la imputación de la Fiscalía y aseguró que colaborará con las investigaciones.

En audiencia realizada en la Sala Penal Nacional, Luyo se pronunció por primera vez tras ser capturado y dijo que nunca tuvo la intención de huir del Perú, pese a que la empresa brasileña se había comprometido, desde inicios de enero, a revelar los nombres de quienes recibieron sus coimas.

“Voy a estar presente con el único objetivo de que se sepa la verdad a fondo, no me voy a escapar como hay algunos que están fuera del país (…), este es un hecho político y todos saben que la pita se rompe por le lado más débil”, manifestó. Palabras que se pueden interpretar como un mensaje para otros implicados.

El ex titular del Comité de Licitación del Metro de Lima es uno de los dos ex servidores públicos que habrían recibido millonarios sobornos a cambio de adjudicar los tramos uno y dos de la megaobra que ejecutó Odebrecht durante el segundo gobierno de Alan García (2006-2011).

El otro es Jorge Cuba, ex viceministro de Comunicaciones (2009-2011), quien se encuentra en Estados Unidos desde diciembre pasado y por el que el Ministerio Público ha solicitado una orden de captura internacional. Ambos ex funcionarios recibieron más de US$8 millones en sobornos.

La Fiscalía informó que, para entregar este dinero, se constituyeron las empresas off shore Hispamar International Corp., que manejaba Cuba, y Oblong International INC, a cargo de Luyo. Las dos compañías crearon cuentas en el Banco Privado de Andorra-sucursal de Panamá, a donde se realizó el desembolso por partes, luego de haber culminado con la entrega de las obras.

Prisión preventiva

El juez Ricardo Manrique, titular del Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria, acogió el pedido del Ministerio Público y dictó 18 meses de prisión preventiva para Edwin Luyo.

Manrique tomó esta decisión tras escuchar los argumentos del fiscal Hamilton Castro y los descargos de la defensa de Luyo, quien permanecerá en la cárcel –mientras dure el juicio– hasta el 19 de julio de 2018.

Castro, a cargo de las investigaciones para esclarecer el pago de sobornos de empresas brasileñas a funcionarios peruanos, denunció que el imputado incurrió en el delito de cohecho pasivo propio (pago de coima) y presentó pruebas para sustentar su solicitud.

El fiscal mostró documentación incautada en uno de los dos domicilios de Luyo, que fueron allanados el pasado viernes, con la que se demostraría que este era propietario de la cuenta bancaria que recibió el soborno de Odebrecht.

“A través de AEO Group INC, la empresa Odebrecht transfirió la suma de US$196 mil el 11 de julio del año 2013; así como también, el 11 de abril de 2014, la suma de US$304 mil a la cuenta Oblong International INC, vinculada al imputado Edwin Luyo Barrientos (ver foto arriba)”, sustentó.

Recordó que por el tramo uno de la Línea 1 del tren eléctrico, la firma brasileña pagó US$1’400,000 en coimas; mientras que por el tramo dos, US$6’700,000.

“Los pagos no se agotaron en una sola entrega, sino que fueron escalonados y realizados de manera parcial, conforme a los avances de la obra; este evento explica por qué la fecha de las transferencias es posterior a la adjudicación de la buena pro, esto quiere decir que Odebrecht cumplió el pacto criminal”, sostuvo.

El fiscal, además, a manera de reflexión, expresó ante el juez: “Este es parte de un caso que puede considerarse, a partir de hoy, como el más grande caso de corrupción y, por qué no decirlo, de lavado de activos en la historia del Perú”.

El fiscal indicó que toda la información dada por Odebrecht fue corroborada.

Uno de los dos abogados de Luyo, Yodar Otiniano, intentó refutar las denuncias argumentando que su patrocinado no era el único que tomaba decisiones en el comité del Metro de Lima. Pero al final de la audiencia aceptó que las pruebas presentadas por la Fiscalía son contundentes.

José Luis Salazar, el otro abogado, adelantó a Perú21 que su defendido podría acogerse a la colaboración eficaz. “Él lo sabe todo”, dijo.

La colaboradora

Mientras hacía su recuento de las pruebas, previo a decidir la prisión preventiva, el juez Manrique reveló que Lourdes Carreño Carcelén, apoderada legal de Odebrecht S.A. en Perú, fue quien colaboró con la Fiscalía para dar con los dos primeros implicados y la información sobre las transferencias de dinero a las cuentas de Cuba y Luyo.

En 2010, durante la gestión de Alan García, Lourdes Carreño integró la Comisión de Indulto del Ministerio de Justicia, que en ese entonces dirigía Víctor García Toma.

Datos

  • El congresista aprista Mauricio Mulder indicó a Perú21 que si algún militante de su partido recibió sobornos de parte de Odebrecht u otra empresa brasileña a cambio de beneficiarla con obras públicas, deberá ser separado de su agrupación política.
  • “La cuestión partidaria es menos importante ahora, pero si lo hizo un aprista (recibir coimas) merece la expulsión inmediata; y si salen muchos apristas mejor, así purificaremos el partido”, expresó.
  • En la audiencia, el fiscal Castro indicó que, a pedido del juez, presentará mañana su pedido de prisión preventiva contra el ex viceministro de Comunicaciones Jorge Cuba, actualmente prófugo.
  • El tramo uno de la Línea 1 del Metro de Lima demandó una inversión de US$410 millones, por el tramo 2 se desembolsó US$583 millones.
  • Tras la audiencia, Luyo fue trasladado a la Carceleta del Poder Judicial.

Fuente Perú21

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × cinco =

Translate »