La Contraloría pidió a la Procuraduría Pública que inicie acciones legales contra tres funcionarios y un servidor de la Empresa Prestadora de Servicios de Saneamiento de Lambayeque (Epsel) por no haber aplicado una penalidad de S/ 3 426.592,94 durante el año 2016.

Observaciones

Dicha inacción de los funcionarios favoreció al consorcio ejecutor de la obra de mejoramiento de las tuberías principales de recolección de los desagües de la ciudad de Chiclayo, la cual estaba valorizada en S/ 85 millones. Este proyecto también es conocido como mejoramiento de los emisores principales de la ciudad de Chiclayo.

Para la Contraloría, Epsel otorgó 145 días de plazo adicional sin sustento al consorcio ejecutor del mejoramiento de las tuberías principales de recolección de los desagües de Chiclayo, lo que evitó que la entidad le aplicara el referido monto por penalidad.

Actualmente la obra se encuentra paralizada desde el 3 de noviembre de 2016 luego que el consorcio resolviera el contrato con un avance físico de la obra de solo el 61,74%. Esto perjudica a la población en general.

En su momento, la obra tuvo un plazo de ejecución de 540 días calendario que fueron contabilizados del 9 de febrero de 2015 al 1 de agosto de 2016. Sin embargo, la fecha de término del plazo varió al 19 de febrero de 2017 porque Epsel otorgó hasta cinco ampliaciones de plazo por 202 días a solicitud del contratista.

Según el informe de control n.° 13666-2021, el 21 de julio de 2016 Epsel aprobó la ampliación de plazo, a través del acta de conciliación n.° 092/093, a favor del contratista a pesar que los funcionarios ya había denegado una solicitud de ampliación de 258 días.

De no haberse otorgado el plazo adicional, Epsel tendría que haber intervenido económicamente la obra y aplicar una penalidad por S/ 3 426.592,94. Posteriormente, los funcionarios debieron evaluar la resolución del contrato.

Los exfuncionarios implicados son Nestor Salinas Vásquez, exgerente de Epsel; Eduardo Vásquez Figueroa, exgerente de Proyectos y Obras de Epsel; José Vásquez Mendoza, exgerente de Proyectos y Obras de Epsel; y Elmer Guillén Marroquín.

El proyecto consistía en el mejoramiento de las tuberías principales (emisores) de recolección de aguas servidas de la ciudad para mejorar el sistema de alcantarillado. La obra abarcó la ejecución de partidas relacionadas al suministro e instalación de cuatro líneas de recolección: general, norte, norte – norte y sur.

Además el proyecto contemplaba la construcción de buzones y ejecución de empalmes a la red existente.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho + 1 =

Translate »