Los audios que involucran a jueces y miembros del Consejo Nacional de la Magistratura nos recuerdan que en el sistema judicial, las sentencias se pueden negociar y los puestos comprar, que favor con favor se paga. En suma, que la corrupción está presente en las entrañas de la institución que administra justicia, pero también en sus extramuros. La corrupción como una nefasta “marca Perú” se palpa en todas las instancias del Estado. Eso lo sabemos todos los ciudadanos que a diario nos enfrentamos a ella. El estudio realizado por el Barómetro de las Américas 2016-2017 le puso números a ese desasosiego. En esta encuesta, entre otros aspectos, se aborda la corrupción como uno de los principales desafíos de la gobernabilidad, muy alarmantes en lo que se refiere a nuestro país.

PRINCIPAL PROBLEMA DEL PAÍS

El 27% de los peruanos considera que la corrupción es el problema más grave que enfrenta el país. La cifra es notable porque entre el año 2014 y 2017 crece en 17 puntos y es, de lejos, la cifra más alta entre los países de la región afectados por el caso Lava Jato; inclusive supera por ocho puntos a Brasil, la cuna del mayor escándalo de corrupción.

Los efectos de Lava Jato en Lima y en regiones han golpeado la confianza de la población, pero se suma a vivencias cotidianas cuando el ciudadano interactúa con el Estado. Así, las municipalidades son las principales instancias de victimización por corrupción con un 20.1%, seguido de los juzgados con un 11% y los colegios con un 8.2%. En este último caso uno puede imaginar las mafias en las direcciones de unidades de Gestión Educativa Local (UGEL) de la que son víctimas los padres de familia y los profesores.

Las siguientes cifras son consecuencia del desencanto: el 76.4% de los encuestados percibe a los funcionarios públicos como los más corruptos. Ahí donde haya una ventanilla de atención o una gestión que realizar está presente este mal. En esta percepción hay otros factores que influyen; uno de ellos es el género. Un 80.5% de hombres percibe mayor corrupción con base en sus experiencias con la atención pública versus las mujeres que lo hacen en un 72.1%.

LOS POLÍTICOS NO SE SALVAN

La corrupción en la política es parte de nuestra historia republicana. La diferencia con las últimas décadas es que la tecnología ayuda a revelarla. La desconfianza hacia los políticos genera enormes vacíos de representatividad en esta endeble democracia. Un 90.7% cree que la mitad de políticos están involucrados en actos de corrupción. De esa cifra, un importante 33.4% cree que absolutamente todos son corruptos. ¿Cuánto hacen los partidos políticos y sus líderes para contrarrestar esta cifra? El caso Odebrecht, la supuesta compra de votos para evitar la vacancia de un presidente que terminó renunciando, los audios de los jueces y la mención de quien supuestamente sería Keiko Fujimori, la líder de la mayor fuerza política del país, no hacen más que abonar en estas penosas cifras. El desafío para nuestro país es inmenso.

CIFRAS

​ – 27% de los peruanos considera que la corrupción es el problema más grave que enfrenta el país, 17 puntos más que en 2014.

– 90.7% cree que la mitad o más políticos están involucrados en actos de corrupción.

Fuente Perú21

Translate »