banner

El Gobierno Central realizará una inversión por más de 170 millones de soles para la obra de construcción en la quebrada Cansas (La Tinguiña-Ica), enfocada principalmente en la prevención frente a inundacionesy movimientos de masas en esta zona de riesgo.

Contrato internacional

La Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC) firmó contrato con el Reino Unido, para la ejecución y diseño de las soluciones integrales de la mencionada quebrada. Para esta obra que se ejecutará después de 5 años del último desborde en la zona, se ha destinado S/ 171.4 millones y ha sido suscrito por la ARCC y el Consorcio S&F (conformado por las empresas Sinohydro Corporation Limited, Sucursal del Perú y Flesan del Perú SAC), que se encargará de la intervención orientada a reducir el riesgo de desastres ocasionados por inundaciones y movimientos de rocas, suelo, tierras o escombros que se desplazan ladera abajo en este caso por las fuertes precipitaciones pluviales.

El gerente general de la ARCC, Ángelo Lindo, explicó que las soluciones integrales de la quebrada Cansas, se basará en la construcción y rehabilitación de diques de retención, la ejecución de puentes carrozables y badenes, entre otras características de prevención, que contribuirán a cerrar brechas en infraestructuras hídricas. Esta obra beneficiará a más de 24 mil pobladores del distrito de La Tinguiña.

Por ello se realizó la firma de contrato, en el cual también participaron Michael Penny, representante del equipo de implementación del Reino Unido (UKDT), y Huang Huayi, por parte del Consorcio S&F, quienes trabajarán en conjunto con el Estado peruano en este proyecto que debe fortalecer la respuesta frente a la amenaza de desastres naturales futuros.

Huaico en la zona

Cabe señalar que la quebrada Cansas registró su mayor desborde en el año 2017, esto debido a las lluvias intensas registradas en los primeros meses por el Fenómeno El Niño y que originó más de 10 mil afectados, quienes tuvieron que trasladarse hacia los techos de sus viviendas para salvaguardar sus vidas.

Según el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional de Indeci, en ese año se registraron a 10,420 personas afectadas. Además, 2709 viviendas han quedado dañadas y 34 de ellas inhabitables. Las viviendas alcanzadas por el agua se encontraban en las localidades más pobres del distrito de La Tinguiña, en José Cordero Bajo, Chanchajalla, Santa Bárbara, San Ignacio y San Idelfonso.

Esta última localidad situada a un lado del río Ica fue la más afectada, los pobladores tuvieron que dormir en los techos de sus viviendas como medida de precaución, pues el agua ya había alcanzado hasta aproximadamente un metro de altura en las zonas más bajas.

Ellos utilizaron sacos de arena para cercar sus viviendas y evitar el ingreso del agua al interior de sus casas, para poder tener a buen recaudo sus electrodomésticos, así como otros bienes. Esta inundación también tuvo un alto impacto en la agricultura, donde se estimaron pérdidas por millones de soles, ya que las aguas dañaron cientos de hectáreas de cultivos de papa, maíz y vid.

Fuente Diario Correo

Translate »