En solamente dos años, 11 gerentes generales han pasado por la empresa Editora Perú, entidad estatal a cargo del Diario El Peruano, la Agencia Andina y Servicios Editoriales y Gráficos (SEGRAF). Es decir, en promedio, cada gerente apenas ha gozado de un poco más de dos meses para desempañarse en su cargo, tal como revela uno de los funcionarios que han pasado por las oficinas de la empresa.

Gonzalo Alegría ocupó el puesto entre noviembre del año pasado hasta inicios de febrero del actual 2021. Según reveló al programa Panorama, fue apartado de su cargo por “desobediente”, como —afirmó— lo llamó el presidente del directorio de la empresa, Carlos Becerra, quien ha visto pasar a esos 11 gerentes que le precedieron en su puesto.

Alegría aseguró que, durante su gestión, se le pidió que apruebe gastos innecesarios, considerando la modalidad de teletrabajo en la que se encontraba la empresa. 189.000 soles en muebles, tres televisores de 5.000 soles cada uno, cámaras fotográficas de S/ 57.000 y una mesa de cristal valorada en 4.600 soles son algunos de los pedidos que habría exigido la mesa directiva.

También se le ordenó firmar por implementos para oficinas vacías: 900 paquetes de papel de hojas bond, 800 bidones de agua de 20 litros y S/ 200.000 en alquiler anual de impresoras. Asimismo, debía renovar un contrato por 1 100 000 soles en personal de seguridad para vigilar dos instalaciones desocupadas; es decir, pagar S/ 97.000 al mes por vigilancia, una suma que equivale al cuidado de quince edificios bancarios, según cálculos de Alegría.

Más gastos fraudulentos

El escándalo no termina allí, pues un informe de la Controlaría General de la República señala que también hubo un gasto adicional de 279.606 soles no presupuestados en los S/ 66 000 000 que anualmente tiene como fondo Editora Perú. Patricia Zavaleta, ex gerenta general de la entidad, apunta como responsable de este despilfarro al presidente del directorio: “Becerra tomaba el presupuesto de la empresa para cubrir lo que faltaba de los Panamericanos”, manifestó.

Becerra también se encuentra en aprietos legales por contrataciones que involucran su anterior cargo como viceministro de Salud Público del Minsa. Desde el Portal de Transparencia del Ministerio de Economía y Finanzas, se señala que a Becerra se le giró un total de S/ 98.000 desde el Minsa para contratación de personal, movimiento ilegal al involucrar a la entidad en la que laboró hace menos de 12 meses.

Consultado por todas las acusaciones sobre su persona, Becerra Gutiérrez negó haber participado en la aprobación de compras de mueblería e implementos de oficina y afirmó que a Alegría se le destituyó por no presentar un plan de trabajo para el actual año. También dijo desconocer del gasto adicional del que informa la Controlaría en el 2019 y señala de “falsas acusaciones” las de Patricia Zavaleta respecto a los Juegos Panamericanos.

A pesar de presentar dichos descargos, este domingo 7 de marzo se anunció en el diario El Peruano que Becerra ha sido apartado de su cargo como presidente del directorio de Editora Perú.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete − 14 =

Translate »