Agentes de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad le cayó a ‘Los impostores de la reconstrucción’, cuyos miembros se hacían pasar como funcionarios de un inexistente programa de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) para captar empresarios y prometerles millonarias obras a cambio de dinero en el norte del país.

La Policía ha determinado que, desde el año pasado, esta organización delictiva ha logrado timar a unos 100 empresarios que habrían desembolsado hasta 15 millones de soles en llamados diezmos.

Ahora están detrás de Miguel Ángel Martínez Rivera, uno de los supuestos cabecillas de la organización, quien estuvo preso por aparentes nexos con el terrorismo, un personaje que figuró como postulante al Congreso por el Partido Nacionalista en el 2016 y que se mueve entre políticos, según su cuenta de Facebook.

‘Los impostores de la reconstrucción’ crearon el Programa Crecer Multisectorial – Zonal Piura, una oficina pública de mentira que sirvió para captar a empresarios interesados en la contratación directa de más de 80 obras, todas inventadas, con el fin de engañarlos.

Para darle credibilidad, esta organización delictiva publicó en el boletín del diario oficial El Peruano una resolución de urgencia bamba que conformaba un órgano especial de contrataciones autónomo, cuyos integrantes podían invitar a empresas, recibir cotizaciones y seleccionar a postores a fin de ejecutar obras de reconstrucción que, supuestamente, tenían el financiamiento del Estado por un valor de S/2000 mil millones.

Agentes grabaron a José del Carmen Santamaría Sandoval cuando intentaba explicar a un grupo de empresarios la finalidad del falso programa de la PCM. Además, abrieron una oficina en una casa que tenía hasta licencia de funcionamiento a nombre de la PCM otorgado por la Municipalidad de Castilla, en Piura.

Cuando el empresario era captado, recibía un correo supuestamente de la PCM que la mafia había creado: webmasterprocesos@pcm-zonalpiura.com.pe. A través de esta cuenta invitaban a los contratistas a participar de un proceso de adjudicación directa.

Si la empresa no cumplía con los requisitos o la experiencia solicitada por los supuestos funcionarios de la PCM, la banda les ayudaba a obtener fichas técnicas, formular expedientes, conseguir cartas finanza y les aseguraban los privilegios de una adjudicación directa, a dedo, de una obra millonaria de mentira.

A cambio, los empresarios, debían pagar. Hay vouchers de depósitos de 2,500 y hasta de 15 mil soles que contratistas estafados depositaron, como adelanto, a los captadores en cuentas bancarias de familiares.

Cuando le informaban al empresario que el comité especial de selección le había otorgado la contratación directa de una obra, venía el cobro del llamado diezmo, el desembolso del famoso agradecimiento hecho coima.

El año pasado, empresarios timados denunciaron el hecho ante las autoridades de Piura, pero sin éxito, pues la banda siguió operando con total impunidad. Hasta se dio la libertad de decirle a los contratistas que ellos eran víctimas de una contra campaña de grupos de poder.

En diciembre último, los empresarios advirtieron que les había llegado un correo electrónico supuestamente oficial en el que ‘Los impostores de la reconstrucción’ invitaban a la ceremonia de la firma del primer contrato de adjudicación directa.

En el evento había anfitrionas con polos de la PCM, logos oficiales y hasta bocaditos que fueron comprados también a nombre de esa institución del Estado. En la mesa estaban los supuestos funcionarios y los empresarios que escuchaban a Irma Lisseth Ramírez Torres, la falsa asesora legal, quien era grabada por la Policía.

Apenas vino el brindis y la firma del contrato, los agentes de la División de Inteligencia de Alta Compelido ingresaron al auditorio, atraparon a la banda en delito de flagrancia y la mentira se cayó a pedazos ante la atónita mirada de los empresarios.

La Policía detuvo a 15 personas integrantes de ‘Los impostores de la reconstrucción’, entre ellos a dos ciudadanos extranjeros, y allanaron dos casas en exclusivas urbanizaciones de Piura donde se habían montado supuestas oficinas de la PCM.

Fuente América TE

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho − diez =

Translate »