Desde el 2010 hasta noviembre de 2016, el Estado peruano ha invertido más de S/300’000,000 en la ejecución del Componente I “Construcción Presa Tronera Sur y Túnel Trasandino” del Proyecto Especial de Irrigación e Hidroenergético del Alto Piura (Peihap). Sin embargo, debido a presuntas irregularidades y deficiencias en la elaboración y actualización del expediente técnico, el avance físico de la obra solo alcanza el 5.1%.

¿QUÉ SUCEDE?. Las dificultades para la ejecución del Peihap nacieron desde el gobierno del aprista César Trelles Lara, periodo en que a pesar de la inexistencia de estudios técnicos para su licitación, se solicitó al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) la transferencia de dinero para empezar los trabajos.

El año 2010, el MEF transfiere el dinero, pero es en mayo del 2011 cuando el expresidente Javier Atkins pudo celebrar contrato con la empresa Camargo Correa para iniciar las obras del primer componente, cuyo monto contractual ascendía a S/479’663,437.

A partir de aquella fecha, de acuerdo al informe de gestión 2013-PEIHAP, el Estado pagó S/183’486,000 a Camargo Correa (incluye nueve adicionales de obra), S/26’000,000 al consorcio supervisor Alto Piura y S/9’000,000 al Consorcio Ingeniería Alto Piura por la elaboración de diseños definitivos.

En total gastó más de S/218’486,000 en la construcción de dos líneas eléctricas, vías de acceso y campamentos. Durante esta etapa, Reynaldo Hilbck lideraba el directorio del Alto Piura y fue bajo su responsabilidad que se hicieron los pagos adicionales a los brasileños.

“No opinaré sobre eso. El ingeniero Pagador (actual gerente general del Peihap) es el único que informa sobre el Alto Piura”, fue lo que respondió el gobernador Reynaldo Hilbck cuando fue consultado sobre el tema.

En el 2013, debido a controversias con la empresa, el gobierno regional decidió rescindir el contrato con Camargo Correa. Ahora ambas afrontan un arbitraje pendiente en donde la empresa reclama el pago de S/143’000,000.

MÁS ADICIONALES. En el 2015, el nuevo gobernador regional, Reynaldo Hilbck, lanzó a licitación el saldo de obra del Componente I, resultando ganadora la empresa Obrainsa Astaldi.

No obstante, durante la actualización del expediente técnico no se detectó que la línea de transmisión -componente vital para continuar con los trabajos- estaba inoperativa, originando que los trabajos de excavación del túnel trasandino se paralicen desde el 7 de noviembre del 2016 y que la empresa exija el pago de casi S/18’000,000 por el cambio de energía con grupos electrógeno.

“Es necesario que se apruebe adicionales para evitar la paralización de la obra. Habrán muchos más adicionales porque son propios de una obra de gran magnitud como lo es el Alto Piura”, señalaba Hilbck hace unas semanas.

El gasto financiero desde la firma de contrato del saldo de obra (diciembre de 2015) hasta noviembre de 2016 asciende a S/88’000,000 aproximadamente. Ahora el Peihap deberá pagar gastos generales a la empresa por la paralización de los trabajos.

EL BENEFICIO. Este anhelado proyecto, que no ha podido avanzar físicamente a pesar de la inversión realizada, busca ampliar la frontera agrícola en 19 mil hectáreas y mejorar otras 31 mil hectáreas, incrementar la productividad y oferta exportable agrícola y elevar la capacidad de exportación de energía, mejorar la infraestructura y tecnología agraria de la región, y aumentar la seguridad alimentaria nacional y regional.

Pero ello solo se podrá lograr cuando se concreten los cuatro componentes: Túnel de Trasvase y la Presa Tronera Sur, el Proyecto Hidroenergético, el Proyecto Agrícola, y el Desarrollo Agrícola del valle tradicional.

Fuente Diario Correo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × tres =

Translate »