El ex primer ministro y congresista César Villanueva Arévalo no solo habría recibido US$60 mil de Odebrecht como soborno por la adjudicación de la carretera Cuñumbuque-Zapatero-San José de Sisa, en la región San Martín, tal como Jorge Barata reveló en la declaración que hizo al equipo especial del Caso Lava Jato de la fiscalía el 6 de agosto en Brasil.

En las planillas del Departamento de Operaciones Estructuradas de la constructora, a las que accedió El Comercio, se registran siete pagos por US$320 mil en total bajo el ‘codinome’ ‘Curriculum vita’, seudónimo que la firma brasileña asignó a Villanueva cuando era presidente regional de San Martín (ocupó el cargo en dos períodos, entre el 2007 y 2010 y entre el 2011 y 2013) como consta en un acta firmada por Jorge Barata. La cifra total incluye los US$60 mil revelados por el exjefe de Odebrecht en Perú.

En los registros de la caja 2 de la firma brasileña aparecen junto al proyecto Sisa otros ‘codinomes’: ‘Italiano’ con US$400 mil y ‘Meu Deus’ (Mi Dios, en español) con US$65 mil.

—El colaborador—

La declaración de un aspirante a colaborador eficaz de la fiscalía, a la que accedió este Diario, detalla cómo Odebrecht se trazó como meta adjudicarse el millonario proyecto en la región San Martín a través de la captación de exfuncionarios, la elaboración de las bases y el pago de sobornos a quienes participaron en el otorgamiento de la buena pro.

La firma brasileña entregó coimas para adjudicarse el proyecto vial por S/109’561.076, que representa un 9,5% por encima del valor referencial de la obra.

“Por encargo de Eleuberto Antonio Martorelli [exejecutivo de Odebrecht en el Perú], en setiembre del 2008 [un exfuncionario del Ministerio de Transportes y Comunicaciones que fue captado por la constructora] se reunió con César Villanueva para hacerle entrega de las bases ya revisadas por Odebrecht-OPIC [Odebrecht Perú Ingeniería y Construcción]. Las bases fueron entregadas personalmente a Villanueva Arévalo [por el exfuncionario] dentro de un sobre de manila en el segundo piso del restaurante Real, ubicado en la Plaza de Armas de Tarapoto. Villanueva Arévalo, al ver lo abultado del sobre de manila, pensó que era dinero, [entonces] le preguntó […] qué había dentro del sobre, a lo que este le respondió que eran las bases del proceso de licitación que iba a ser convocado. Finalizada la reunión, Villanueva Arévalo cogió el sobre y se retiró llevándose las bases elaboradas […] por encargo de Antonio Martorelli; luego, estas mismas bases fueron publicadas en el portal del OSCE correspondiente”, contó el testigo.

César Villanueva

El mismo colaborador declaró que al emisario de la constructora que trabajaba en el MTC se le encargó asegurar el otorgamiento de la buena pro a favor de la firma brasileña a través del pago de sobornos a los integrantes del comité, “siempre y cuando Odebrecht ganara la convocatoria”. Según el testigo, “el acuerdo se logró en horas de la noche” en el domicilio de un exgerente allegado a Villanueva.

Como consecuencia de estas coordinaciones entre los emisarios de la constructora y los representantes del Gobierno Regional de San Martín, la carretera San José de Sisa fue adjudicada a Odebrecht en octubre del 2008.

El testigo también señaló: “Las bases y los términos de referencia de dicha licitación fueron elaborados personalmente [por el exgerente captado por la constructora] de acuerdo a las indicaciones de Antonio Martorelli”.

El exfuncionario de Odebrecht, según narró el colaborador a la fiscalía, “era quien instruía y exigía la necesidad de ajustar las bases a condiciones que solo la constructora brasileña podría cumplir, como la experiencia de montos mínimos en obras similares o la experiencia en proyectos de montos determinados que excluirían a la mayoría de postores que no cumplían estos requisitos con las que eliminaba a la competencia”.

En agosto pasado, la firma brasileña se declaró culpable ante la fiscalía peruana y reconoció el pago de sobornos para adjudicarse la construcción de la carretera San José de Sisa.

—Descargos—

En diálogo con este Diario, César Villanueva negó haber recibido sobornos de la empresa brasileña. “No he recibido este tipo de prebenda o cosas. Uno paga una prebenda seguramente para pedir a cambio algún tipo de privilegio, algún tipo de favor, algún tipo de acción que le favorezca a la empresa. Y lo que sí podemos demostrar con hechos, con documentos, con cosas que efectivamente se puedan probar de que no ha tenido Odebrecht ningún beneficio y más bien ha sido al revés, ellos han perdido plata allá. Entonces para qué pagarían plata para perder, eso no lo entiendo”, señaló.

Dijo además que uno debe tomar con cautela las declaraciones de Jorge Barata: “Primero ha dicho [que recibí] US$60 mil, ahora son US$320 mil, no me sorprendería que mañana diga [que me entregó] US$500 mil. O sea, cuando uno dice medias verdades, uno no puede saber exactamente de qué te están acusando”.

Negó haber recibido documentos o bases de la licitación en un sobre de manila, tal como lo señaló un aspirante a colaborador eficaz a la fiscalía. “No he recibido, ni he entregado nada a nadie, ningún documento como ese […]. Yo supongo que toda la información que dé un colaborador eficaz o lo que sea tiene que probarse. Es la primera vez que yo escucho una cosa de ese estilo”, agregó.

Fue enfático en señalar que sí colaborará en la investigación que realice el equipo especial sobre la obra San José de Sisa.

—La investigación del caso —

Hasta agosto de este año, la investigación sobre las irregularidades en la licitación de la carretera Cuñumbuque – Zapatero – San José de Sisa estuvo a cargo del fiscal anticorrupción de Tarapoto José Villalta Arriaga.

El año pasado, Villalta, cuando estaba a cargo del caso, amplió la investigación preparatoria contra 16 involucrados, entre ellos exfuncionarios del Gobierno Regional de San Martín y exejecutivos de Odebrecht por los delitos de colusión desleal y peculado. Todos ellos eran acusados de haber favorecido a la constructora con un pago irregular de más de S/41 millones y por la aprobación de resoluciones que le permitieron a la firma brasileña exigir S/44 millones en un arbitraje. Este último caso sigue en litigio.

El 6 de agosto, después de que el exjefe de Odebrecht Jorge Barata revelara que se le entregó US$60 mil a César Villanueva, la investigación paso a manos del fiscal Germán Juárez Atoche, del equipo especial del Caso Lava Jato.

Fuente El Comercio

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

uno + ocho =

Translate »