Al mediodía, con el sol norteño en su máximo esplendor, el cruce de las avenidas Gullman y Sánchez Cerro, debajo del moderno by-pass construido el año pasado, es un atolladero de vehículos: motocicletas, mototaxis, autos, camionetas y buses intentan avanzar sin éxito.

“Esto es un caos, y es así todos los días. Mejor no hubieran hecho nada”, se queja el chofer Orlando Castillo. Se refiere a que hasta hace dos años, antes de la modernización de la Av. Sánchez Cerro, la congestión vehicular en ese punto no alcanzaba picos tan altos.

Desde el 2015, sin embargo, el Gobierno Regional de Piura (gestión de Reynaldo Hilbck) impulsó la modernización de esta importante vía a través de una obra por impuestos que ejecutó al empresa COSAPI para el consorcio formado por las empresas Backus & Johnston, Interbank y Cementos Pacasmayo S.A.A. El costo inicial de la obra fue de S/ 67 millones 094 mil 120, pero se elevó en S/28 millones 405 mil 880, debido a adicionales.

Al final, la obra terminó costando S/ 95 millones 500 mil. Uno de los motivos del incremento de su costo fue la construcción de un by-pass (paso a desnivel) a la altura del mercado de Piura. No obstante, especialistas coinciden en que esta infraestructura no ha resuelto el congestionamiento vehicular. Así lo comprobó, además, El Comercio en un recorrido que realizó durante tres días.

-Poca utilidad-

Si uno se detiene a observar cuantos vehículos avanzan cada 5 minutos por el by-pass se dará cuenta que son poquísimos en comparación a la cantidad de buses, autos colectivos y vehículos particulares que transitan por las auxiliares de la Av. Sánchez Cerro.

“Parece extraño que más pasen vehículos por la parte de abajo de esta avenida, que por arriba (by-pass). No podemos ocultar las fallas evidentes en esta avenida. Los carros no suben por ese by-pass”, dijo a este Diario Rolando Pasache, gerente de la Oficina Territorial y de Transporte del municipio de Piura.

Añadió, que se debe proponer otra solución para descongestionar y reordenar el transporte en esta zona.

“Ahora estamos haciendo un diagnóstico sobre toda la Av. Sánchez Cerro, porque hay fallas evidentes: en el drenaje pluvial, canaletas sin ningún tipo de salida, pases peatonales que fueron tapados y por donde sigue pasando la gente, exponiendo su vida”, dijo el funcionario, quien precisó que esta obra fue recepcionada por la comuna hace un mes y medio.

Para el decano del Colegio de Arquitectos de Piura, Pablo Zegarra, la modernización de esta avenida estuvo mal planificada y concebida.

“Nosotros le pedimos al Gobierno Regional de Piura los estudios de tráfico y los que sustentarán esa millonaria inversión, pero nunca nos los entregaron. Ni a nosotros ni al Colegio de Ingenieros de Piura. Ninguna ciudad en el mundo tiene un by-pass en el centro, sino en las vías periféricas, las salidas, porque son vías rápidas”, dijo.

-Peligros en la vía-

Zegarra dijo que esta vía se concibió sin armonizar con algún proyecto de modernización de transporte masivo y articulado para Piura. Por eso ahora se ve el caos que generan los buses viejos de transporte público, los taxis colectivos informales, las motocicletas que usan paraderos no autorizados. A eso se suman los más de 400 ambulantes del mercado de Piura que han invadido las veredas a lo largo de toda esta avenida.

Con la modernización de esta avenida, desde la Av. Gullman hasta la Av. Chulucanas, se taparon los pases peatonales del mercado de Piura y del terminal Gechisa, a la salida de Piura. Sin embargo, cientos de peatones continúan exponiendo su vida a diario, sorteando con dificultad los vehículos.

“El año pasado el Colegio de Ingenieros hizo observaciones sobre esta avenida, precisamente en los pases peatonales, canaletas mal construidas, falta de señalización, etc”, dijo el decano del Colegio de Ingenieros de Piura, Manuel Asmat.

Añadió que se necesitan construir puentes peatonales para evitar más accidentes en esta vía, debido a que las personas cruzan por pasos no autorizados. “Hay pasos de alto riesgo, donde la gente sigue cruzando, porque está acostumbrada a eso, y porque a esta avenida le falta semaforización y pasos peatonales. Eso lo hemos advertido”, comentó.

Más datos

El arquitecto Zegarra lamentó, además, que para modernizar esta avenida se hayan talado cientos de algarrobos que ofrecían sombra a los peatones. En su momento, también varios colectivos ambientalistas lamentaron esta mala decisión de la gestión de Hilbck.

En su momento, el ex gobernador regional de Piura, Reynlado Hilbck, justificó el incremento del valor de esta obra diciendo que se comenzó a ejecutar con un expediente desactualizado y que hubo trabajos necesarios que surgieron en el camino.

Fuente El Comercio

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × 1 =

Translate »