La Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) del Lago Titicaca solucionará el grave problema de aguas servidas que requieren de tratamiento en la cuenca del lago más alto del mundo, lo que beneficiará a más de 1 millón 200 pobladores puneños, especialmente para los residentes en Azángaro, Huancané, Yunguyo, Ilave, Juli, Juliaca, Moho, Azángaro, Ayaviri, Lampa y Puno, alrededor del lago más alto del mundo.

Proinversión otorgó la buena pro del PTAR al consorcio conformado por las empresas Fypasa Construcciones y Operadora de Ecosistemas, ambas de origen mexicano, lo que representó un avance significativo del proyecto.

Pero la prensa mexicana llamó la atención sobre Fypasa Construcciones. El 22 de abril de este año, el diario El Sudcaliforniano, que se publica en La Paz, capital del estado mexicano de Baja California, reveló que Fypasa, durante el gobierno del ex presidente Enrique Peña Nieto, entregó una obra incompleta.

 “La empresa Fypasa firmó un contrato que establece la construcción de 4 celdas de almacenamiento para lodos, pero solo habilitó una”, informó El Sudcaliforniano.

“A 15 meses de que la planta de tratamiento de aguas residuales debió haber sido entregada, esta cuenta con serias deficiencias que impiden su operación, incluso se menciona que está entregando agua que no cumple con las normas oficiales y ante esta situación”, publicó el periódico.

Poco después, el 4 de junio de este año, El Diario Independiente, también de Baja California, informó que las autoridades le dieron un plazo fijo a la compañía Fypasa Construcciones cumplirá con sus obligaciones contractuales.

 “Luego que el Ayuntamiento (alcaldía) de La Paz rechaza, por considerarla deficiente e incompleta, la planta de tratamiento de aguas residuales construida por Fypasa Construcciones, el Gobierno de México, a través de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), otorgó la razón al municipio y obligará a la constructora a terminar sus trabajos y resarcir los daños en 30 días hábiles”, informó el diario.

Increíblemente, la obra, incompleta y deficiente, había sido inaugurada entre bombos y platillos, por el ex presidente Peña Nieto en 2018.

No obstante los antecedentes negativos de Fypasa Construcciones, Proinversión concedió la buena pro a la compañía mexicana.

Fypasa y su consorciado Operadora de Ecosistemas ganaron sus competidores porque ofrecieron una Remuneración por Inversiones (RPI) de 93 millones de soles y una Remuneración por Mantenimiento y Operación (RPMO) por 39 millones para ejecutar la obra.

Luego de conocerse los antecedentes de Fypasa Construcciones por no cumplir con entregar las obras públicas terminadas, la Contraloría General de la República verificará las circunstancias en las que Proinversión le concedió la buena pro y si es que el organismo tomó en cuenta la información previa sobre la situación de la compañía mexicana.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

diez − 3 =

Translate »