La avenida Evitamiento de Cusco fue una obra construida por Odebrecht en medio de actos de corrupción que investiga el Ministerio Público como parte del caso Lava Jato.

Cuando uno revisa el proyecto sigue encontrando irregularidades y omisiones. Uno de los hechos más graves es que la obra vial elevó su precio en casi 40%. Pasó de costar 297 millones 952 mil soles al momento de la adjudicación a 410 millones 792 mil 105 soles cuando fue concluida.

Igualmente un hecho de corrupción es el pago de una coima de US$ 1 millón 250 mil al expresidente Jorge Acurio a cambio de la concesión. Actualmente el problema es que la obra todavía no ha sido liquidada. El gobernador regional Edwin Licona refirió que si bien Odebrecht entregó la vía al Gobierno Regional Cusco,  no cumplió con este procedimiento. Liquidar significa que la entidad contratante acepta la obra y el precio de la misma.

Justamente por una controversia en el precio el Plan Copesco no aceptó la liquidación presentada por Odebrecht. Ítalo Ramo, director ejecutivo del Plan Copesco, explicó que  la empresa brasileña exige el pago de 15 millones de soles más, cuando la supervisora (Consorcio Q’osqo) calculó pendientes en apenas 9 mil soles.

Cuando el Plan Copesco se negó a realizar ese pago, la empresa inició un arbitraje. Además Odebrecht mantiene otro proceso arbitral en el que exige el pago de 63 millones de soles por adicionales. “El artículo 211 del reglamento de la Ley de Contrataciones del Estado señala que no debe haber ninguna controversia entre la entidad y la empresa. Este no es el caso”, anotó.

Al respecto, Licona agregó que “la obra está en etapa de observación, no fue recibida como debía hacerse. Por ello, Odebrecht debe cumplir con levantar las observaciones técnicas o administrativas que hizo (Plan) Copesco”.

Fuentes de la Región refirieron que el Plan Copesco no acepta la liquidación -además de los argumentos señalados por Ítalo Ramos- porque si lo hiciera Odebrecht recuperaría la póliza de seguro de caución (carta fianza) por 38 millones 560 mil 214.8 de soles.

Ramos intentó ejecutar la póliza por incumplimiento de los plazos y la mala calidad de la obra. No obstante, la firma brasileña denunció por abuso de autoridad al funcionario e interpuso una medida cautelar para impedir que la carta fianza sea cobrada por el Plan Copesco. El caso sigue en trámite. Si se liquida la obra no habría cómo cobrar esta garantía.

Aceptar la liquidación de la obra también ayudaría a Odebrecht en los dos procesos arbitrales que tiene en marcha para sacarle dinero al Gobierno Regional Cusco.

MÁS IRREGULARIDADES

Pero la obra de la avenida Evitamiento está plagada de hechos irregulares. Las últimas investigaciones a la constructora Odebrecht revelan presuntos actos de corrupción en el desembolso a favor del Gobierno Regional del Cusco de 187 millones 554 mil 652.13 para culminar la obra.

El proyecto estuvo en el ojo de la tormenta desde la etapa de concesión. Hubo favorecimiento al consorcio Vías del Cusco, integrada por Odebrecht Perú y Constructora Norberto Odebrecht, tal como detectó la Contraloría de la República.

Hubo también irregularidades durante la etapa de construcción, hechos que fueron advertidos por el Colegio de Ingenieros del Cusco. Los consejeros de la Comisión Investigadora del Consejo Regional confirman esos vicios en su informe sustentado el 13 de noviembre pasado.

El decano del Colegio de Ingenieros, Enrique Saloma, sostuvo que la vía, que se inició en junio de 2013, se hizo sin supervisión. No había una empresa que se encargue de evaluar las partidas asignadas, lo que facilitó el incremento del presupuesto en más de 100 millones de soles.

Esa observación es corroborada por la presidenta de la Comisión Investigadora Liliana Bustamante. La obra -dice Bustamente- no contó con supervisión externa y sólo había un inspector (Luis Puelles). Recién en el noveno mes de construcción de la obra se contrató a la empresa Consorcio Q’osqo. “La ley indica claramente que cuando se licita una obra también debe contratarse a la empresa supervisora que pueda revisar el expediente técnico”, resaltó.

Según el Colegio de Ingenieros, la obra tiene una serie de deficiencias en su estructura: no cuenta con un óvalo de ingreso en la zona de Angostura y la salida en el sector de Agua Buena solo hay un puente de dos carriles. Se ha vuelto un cuello de botella.

Saloma aseguró que en su momento las observaciones estructurales y de sobrevaluación de costos fueron alcanzadas a los expresidentes Jorge Acurio Tito y René Concha Lezama. Ninguno hizo caso a las recomendaciones de los ingenieros.

El consejero Alaín Alanoca sostuvo que la obra no tiene un buen trabajo de ingeniería. “El expediente técnico (hecho por Odebrecht) estaba mal elaborado y prueba de ello es que durante la ejecución de la obra hubo cambios y adicionales. El Colegio de Ingenieros alertó de esos hechos al expresidente regional (Jorge Acurio), pero ya conocemos por qué tenía apuro en ejecutar la obra”, afirmó.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

once − 9 =

Translate »