El presidente de la República, Martín Vizcarra, aceptó la renuncia de Sonia Guillén Oneeglio a la titularidad del Ministerio de Cultura (Mincul), tras las críticas en su contra por el contrato del sector que lideraba con el artista Richard Cisneros, conocido como ‘Richard Swing’, en medio del estado de emergencia nacional del nuevo coronavirus (COVID-19).

Fuentes de La República precisan que la antropóloga forense presentó este viernes 29 de mayo su carta de dimisión ante el mandatario, por los cuestionamientos vertidos a su persona. Días antes ya había puesto su cargo a disposición.

Esta decisión se toma luego que el Congreso de la República otorgara el voto de confianza al Gabinete Ministerial, en el que estaba incluida Sonia Guillén, pese a su disconformidad expresa a la gestión que el Poder Ejecutivo ha realizado ante la crisis de la pandemia.

Uno de los temas que más rechazó el Pleno del Parlamento, fue el contrato del Mincul con Cisneros, por el monto de S/ 30.000 bajo el concepto de “actividades motivacionales”, a fin de “mejorar el rendimiento laboral, personal y social de los servidores” del sector, según difundió Lima Gris.

El último lunes, el jefe de Estado se pronunció al respecto, pero sin más explicaciones resaltó que el Gobierno debe dar ejemplo de austeridad. Vizcarra Cornejo confirmó que conoce al polémico artista desde la campaña electoral de Peruanos Por el Kambio de 2016, del que estaba a cargo y le permitió llegar a la vicepresidencia.

Guillén: “Es muy serio y me hace sentir avergonzada”

En entrevista a este diario, Sonia Guillén confesó el último martes haber puesto su cargo a disposición por el caso en cuestión, y por el que se sentía “muy avergonzada”. Sin embargo, aclaró que ella desconocía los contratos que Richard Cisneros ejecutó con el ministerio que lideraba.

“He puesto mi cargo a disposición porque es un tema clamorosamente desagradable. Me siento mal, tengo que decirlo. (…) No lo conocía (a Richard Swing) pero comparto la indignación y me cabe investigar y actuar. Eso es lo que he hecho. Yo no voy a decir que este problema que hemos tenido con el señor Cisneros sea intrascendente, es un tema muy serio, muy lamentable. Me hace sentir avergonzada y en la necesidad de pedir excusas”, declaró el último martes.

Señaló que la Secretaría General era la encargada de este tipo de contrataciones y que los pedidos son programados. No obstante, aceptó que es la responsable política. En ese entonces, aseguró que facilitarán la intervención de las instituciones competentes a investigar el hecho.

“En un ministerio, como en todo el Estado, las acciones son parte de una programación y hay requerimientos y formas administrativas en donde un contrato de este tipo se ha justificado. Realmente el momento fue inoportuno. Las investigaciones tienen que seguir de manera abierta y transparente. Nosotros hemos abierto nuestro archivos para hacerlos accesibles y pedir el acompañamiento de todos los entes pertinentes, incluyendo la Comisión de Cultura del Congreso”, mencionó.

Sin embargo, Sonia Guillén pidió a la presidencia de la Comisión de Cultura del Congreso reprogramar la cita a la que fue convocada para el último miércoles. Argumentó que necesitaba tiempo para prepararse para el pedido del voto de confianza.

Ministra de Cultura, Sonia Guillén

“Queremos que la ministra Guillén explique las motivaciones para contratar al señor Cisneros (también conocido como Rirchard Swing) y entregue toda la documentación correspondiente que sustente ello, así como los servicios que ha venido otorgando en el Ministerio de Cultura; luego de ello la Comisión evaluará no solo lo dicho por la ministran sino también los documentos que entregue”, declaró Alcides Rayme, presidente de la Comisión de Cultura, para La República.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

once + 8 =

Translate »