Semanas atrás, la Contraloría General de la República había advertido documentos presuntamente falsos para que una empresa se adjudicara la licitación de un tramo del proyecto de control de desbordes e inundaciones en el río Ica, y quebrada de Cansas y Chanchajalla.

El último 6 de noviembre, el Proyecto Especial Tambo Ccaracocha (Petacc) emitió la resolución jefatural Nº 108-2020 y declaró nulo el contrato firmado con la Constructora e Inversiones Generales M y P SAC, empresa que había ganado la licitación para ejecutar el tramo urbano puente Grau – puente Cutervo por 20 millones 169 mil soles.

Hechos advertidos

Un servicio de control de la Contraloría advirtió sobre documentos aparentemente falsos en la licitación pública que se inició el 9 de octubre pasado.

La citada empresa presentó un listado de profesionales para acreditar la experiencia de la empresa y entre ellos figuraban los ingenieros Juan San Martín León (residente de obra) y Lucio Pedro Gutiérrez Quispe (supervisor de obra), como profesionales que habían ejecutado el proyecto de defensas ribereñas para la protección de áreas agrícolas y urbanas, margen izquierdo aguas abajo del río Socotino en los sectores de Mashca y Chuqui, distrito de Cojata – Huancané, en Puno.

Los auditores realizaron la revisión de las firmas de los ingenieros en el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec) como ejecutores de citada obra en Puno y corroboraron que eran adulteradas.

Tras ello, la Contraloría inició la investigación y recibió la declaración de los dos profesionales. San Martín León negó haber firmado el acta de terminación de obra y acta de entrega y conformidad de obra en la región altoplánica.

Además señala que las actas corresponden a la empresa MY y PM, Constructora e Ingeniería EIRL y señalando que nunca sostuvo vínculo laboral con la Constructora e Inversiones Generales M y P SAC.

Precisa cuando se ejecutaba dicha obra en Puno, él estaba laborando en la obra de “Instalación del sistema de irrigación Caninaco, distrito de San Luis, en Áncash” como residente de obra.

En tanto, el ingeniero Gutiérrez Quispe en esa misma línea señaló no haber trabajado en la obra de Puno, no conoce a la empresa MY y PM, Constructora e Ingeniería EIRL ni a sus representantes y nunca firmó el acta de terminación de la obra, y que la rúbrica es muy diferente a la suya.

La Contraloría concluyó que San Martín León y Gutiérrez Quispe no fueron residentes ni supervisores de la obra en Cojata – Huancané, por lo tanto, la Constructora e Inversiones Generales M y P SAC presentó documentos falsos para adjudicarse el proyecto del río Ica.

Fuente Diario Correo

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × 1 =

Translate »