Lo que era un secreto a voces, finalmente fue confirmado ayer con la captura de más integrantes de la organización criminal “Los Temerarios del Crimen” o “Los Corchines de la Corrupción”, entre los cuales figuran funcionarios, regidores y operadores políticos de la región Lambayeque.

Un aspirante a colaborador eficaz con código de reserva “El Moralista” reveló los nombres de los demás integrantes de esta supuesta mafia, resaltando entre todos el electo alcalde de Olmos, Willy Serrato Puse y los hermanos del congresista fujimorista Héctor Becerril Rodríguez.

Además de confesar los delitos cometidos y confirmar los actos de corrupción en la gestión del alcalde de Chiclayo, David Cornejo Chinguel, “El Moralista” involucró a un fiscal de Lima y a tres parlamentarios.

HECHOS. Tras ser detenido hace dos semanas, “El Moralista” decidió someterse a la confesión sincera y declarar de manera detallada los actos ilícitos cometidos por “Los Corchines”.

Dicho testimonio, sirvió para que el fiscal Juan Carrasco Millones, de la Fiscalía Contra la Criminalidad Organizada de Lambayeque (Feccor) solicite la detención preliminar de 13 personas, logrando capturar ayer a 9 de ellas.

El aspirante a colaborador eficaz reveló que en agosto de este año, el alcalde electo de Olmos, Willy Serrato Puse, buscó al alcalde de Chiclayo, David Cornejo, en su domicilio de la urbanización Santa Victoria.

Narró que Serrato se ofreció voluntariamente a ayudarlo con el problema de su investigación, jactándose de ser amigo de un fiscal coordinador de la Fiscalía Suprema de Crimen Organizado que podría librarlo a cambio de dinero.

“El alcalde accedió a que él (Serrato) vaya a Lima, cubriéndole el pasaje aéreo ida y vuelta y su alojamiento. Los pasajes fueron comprados con el dinero que el alcalde le entregó a la señora Susana Culqui Pacaya (excoordinadora de alcaldía). A su retorno, a los dos días aproximadamente, Serrato le dijo al alcalde que ya había conversado con el fiscal y que el trabajo le iba a costar 25 mil dólares”, reveló.

Según el colaborador, Cornejo Chinguel accedió a pagar, dando un adelanto de 30,000 soles, y, para que no desconfíe, Serrato le propuso viajar para conocer a su “contacto”.

Precisó que la entrega del dinero se hizo en la casa de Culqui Pacaya, en el pueblo joven 09 de Octubre; quien dijo lamentándose “esto no puede estar sucediendo” y en respuesta, Serrato Puse le dijo: “estas cosas cuestan así”.

“Cuando llegaron a Lima, antes de ingresar a la Fiscalía de la Nación, Cornejo le preguntó a Serrato de quién se trata y le dijo que es un fiscal que trabajó en Chiclayo, que es su amigo hace años y se llama Abel Concha”, reveló.

Según “El Moralista”, cuando Cornejo y Serrato se reunieron con el fiscal en su despacho, este le dijo al alcalde electo de Olmos: “tú me ayudaste para estar aquí y ahora estoy contigo”.

“Luego empezaron a comentar las cosas que habían pasado en Chiclayo y Cornejo le hizo un resumen de la problemática de la municipalidad y el fiscal le dice te entiendo, no te preocupes, aquí está el hombre y te voy a servir”, narró “El Moralista”.

A su regreso a Lima – según el colaborador – Cornejo cumplió con entregar el saldo de la coima, haciendo un total de 80,000 soles.

Incluso, refiere que al finalizar la tercera semana de octubre, el fiscal Abel Concha llegó a Chiclayo y Cornejo lo recibió en su universidad Juan Mejía Baca, donde el magistrado le presentó a una persona desconocida, dueño de un nuevo hospital, para pedirle que lo apoye con autorizaciones.

“La reunión fue rápida y al despedirse, el fiscal le dijo a Cornejo: yo soy tu Chapulín colorado y no te va a pasar absolutamente nada”, precisó.

Por tal motivo, la Fecor le imputa a Willy Serrato ser el “encargado de dar la protección legal a la organización criminal, buscando fiscales superiores y/o magistrados que manejen información sobre investigaciones contra el cabecilla David Cornejo o los integrantes de la red”.

Menciona a Héctor Becerril

Al brindar su declaración, “El Moralista” también mencionó que el congresista fujimorista, Héctor Becerril Rodríguez, le ofreció al alcalde David Cornejo apoyarlo a gestionar presupuesto para la ejecución de obras; pero le habría puesto como condición que toda coordinación lo hiciera con su hermano Segundo Wilfredo Becerrill Rodríguez.

Precisó que con el apoyo del parlamentario, logró que se aprobara en el Presupuesto 2016, dos proyectos de pavimentación (P.J. Fernando Belaunde Terry y Av. Nacionalismo) y al transferir el Ministerio de Vivienda a la MPCh el dinero para su ejecución, le pidieron entregar el 10% del monto total.

“El regidor Boris Bartra Grosso con el señor Wilfredo Becerril Rodríguez le indicaron que del total del presupuesto de la obra tenía que entregar el 5% para ellos y el otro 5% era para la gente de Chiclayo. El alcalde encargó estos menesteres a Boris Bartra, quien fue a hablar con el Comité de Adjudicación de la MPCh, otorgándole la buena pro a una empresa conocida de él (Bartra), quien recoge el ‘diezmo’ de la empresa”, narró el colaborador.

Posteriormente, el regidor le pidió al alcalde Cornejo Chinguel “sanear todo lo de los Becerril, refiriéndose a su 5%”, accediendo a citar a Wilfredo Becerril a la Universidad Juan Mejía Baca, donde le entrega 50,000 soles en un sobre manila.

Del mismo modo, Víctor Becerril Rodríguez, quien participó como candidato al Gobierno Regional de Lambayeque en las elecciones del 2014 y 2018 por el partido fujimorista Fuerza Popular, ha sido implicado en esta red criminal.

Su rol, según la Fecor, es haber actuado como “intermediario de empresas proveedoras” ante la municipalidad de Chiclayo, para “obtener fraudulentamente beneficios a través de la buena pro de obras”.

Una de estas obras es la planta de transferencia de residuos sólidos, ubicada en la carretera a San José. Según “El Moralista”, Becerril le recomendó a Cornejo la compañía CRD Filial Perú para que ejecute el proyecto.

 “Antonio Becerril visitó al alcalde David Cornejo en su despacho y le presentó a la señora Mirtha Gonzales, representante de la compañía CRD, explicándole que dicha señora es parte activa empresarial y que necesitaba que interceda para ayudarla en la adjudicación, recibiendo por adelantado la suma de 30,000 soles. Antonio Becerril le indica al alcalde que esa era una pequeña parte de lo que iba a recibir, siendo así como se adjudicó al único postor CRD Internacional con la buena pro de la obra por 11 millones de soles”, reveló.

Incluso, el colaborador precisó que dicha compañía “es una empresa de fachada que utilizarían los hermanos Becerril Rodríguez, precisando que Mirtha Cristina Gonzales Yep vive en el mismo edificio donde vive el fiscal Abel Concha”.

Otros congresistas

La declaración del aspirante a colaborador eficaz permitió descubrir que dentro de la referida red criminal también estaba implicado el candidato a la alcaldía de Chiclayo, por el partido de gobierno Peruanos Por el Kambio (PPK), Michael Llontop Ruiz.

Dicho personaje – según “El Moralista” – visitó a alcalde David Cornejo en su despacho junto a Nilton Monje Sampén, para ofrecerle la suma de 40,000 soles a cambio de que entregue dos obras de la reconstrucción a empresas que habían llegado a un acuerdo con el congresista Clemente Flores Vílchez.

“Al no cumplir el congresista Clemente Flores Vílchez con la asignación de las obras, tuvo que afrontar el problema con los empresarios aportantes, los cuales estaban reclamando la devolución de 120,000 soles que habían entregado para la campaña de los candidatos de PPK, en razón que no habían las obras que les habían ofrecido”, refirió.

Asimismo, “El Moralista” dio a conocer el vínculo que habría tenido el congresista aprista Javier Velásquez Quesquén con la red criminal “Los Corchines de la Corrupción”

Según el colaborador, el parlamentario le pidió al alcalde David Cornejo que le entregue obras a la empresa Miguel Ángel Nureña Sanguinetti.

“Javier Velásquez pidió al alcalde que lo ayudara con la adjudicación de obras a sus allegados, como es el señor Nureña Sanguineti, a quien llevó a su despacho, indicándole que es constructor y que por lo menos debería adjudicarle un par de obras”, aseveró.

Agregó el colaborador, que bajo esta presión, Cornejo Chinguel le adjudicó al citado empresario la obra de mejoramiento del parque Napo, en la urbanización Quiñones, cuyo presupuesto es de 750,000 soles.

Fuente Diario Correo

Translate »