El asfalto se levanta y los muros del sardinel se caen. Este es el estado de la avenida Junín, a solo seis meses de haber sido rehabilitada. En otros tramos el asfalto se ha salido y ahora luce como una trocha carrozable.

Para los vecinos, las empresas que rehabilitan las pistas hacen trabajos de mala calidad, pues se deterioran con la primera lluvia que cae.

“No hubo un ingeniero que supervise esta obra, es nueva pero está mal hecha. El asfalto se levanta, porque se ha usado material de mala calidad”, expresó Xiomara Sandoval Tejada.

Para Augusto Cruz Gutiérrez, la EPS Grau y la municipalidad han hecho una mala inversión. “No tenemos ingenieros capaces de supervisar una obra, han botado la plata”, se quejó.

Las familias exigen que las autoridades contraten empresas responsables, que ejecuten bien los trabajos con materiales de buena calidad y también a buenos supervisores para que fiscalicen las obras.

Asimismo, instaron a la Contraloría a intervenir en este tipo de obras para frenar el desperdicio de dinero y mejorar realmente la transitabilidad en la ciudad.

Fuente El Tiempo

Translate »