compras-estatales

Chiclayo y José Leonardo Ortiz se inundaron pese a promesa de drenaje pluvial

Chiclayo y José Leonardo Ortiz se inundaron pese a promesa de drenaje pluvial

El distrito de José Leonardo Ortiz, al igual que Chiclayo, pudieron salvarse del gran desastre ocurrido entre la noche del jueves 9 y la madrugada del viernes 10 de marzo. Después de los eventos catastróficos del Niño costero en 2017, se creó la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC) y uno de sus objetivos fue el sistema de drenaje pluvial en el ámbito urbano de las referidas jurisdicciones además de Pimentel y La Victoria. El gobierno central prefirió dar la espalda a estas verdaderas obras de prevención, mientras el gobierno regional y los municipios se contentaron con prometer cualquier cosa a los vecinos.

Tal y como sucedió en el 2017, durante El Niño costero, la avenida Chiclayo, ubicada en José Leonardo Ortiz, se convirtió en un tramo de grandes aniegos producto de las fuertes precipitaciones ocasionadas por el ciclón Yacu. Este diario recorrió la referida vía y constató también el colapso de desagües y basura.

La gran acumulación de aguas de precipitaciones pluviales se produjo en las calles de los pueblos jóvenes San Juan de Dios, Casa Blanca, Nuevo San Lorenzo, Nuevo Culpón, entre otros. Urbanizaciones leonardinas también resultaron afectadas; como Carlos Stein, 1 de Mayo, Santa Ana, San José Obrero, entre otros. En diálogo con medios locales, el alcalde Elber Requejo Sánchez informó que habían más de 145 damnificados en José Leonardo Ortiz, mientras 45 viviendas colapsaron. Empero, esta cifra sería superior debido a que personas de sectores como Villa Hermosa también pedían apoyo por el debilitamiento de sus inmuebles por las lluvias.

“Se ha trabajado sin descansar. Nos han apoyado con motobombas para la evacuación de las aguas. Nuestras primeras acciones también se dieron en una obra paralizada como es la realizada en la calle Jorge Chávez, pues varias viviendas se han afectado”, expresó Requejo.

Los exteriores e interiores de la comisaria de la Familia de José Leonardo Ortiz, en Nuevo San Lorenzo, también contuvieron grandes aniegos de aguas pluviales.

No solo las principales calles y avenidas del centro Chiclayo quedaron inundadas, pues en varios pueblos jóvenes el escenario fue peor. Por ejemplo, 4 de Noviembre y 9 de Octubre sufrieron para recibir apoyo con el drenaje de aguas a través de motobombas. Una situación distinta se vivió en los pueblos jóvenes Túpac Amaru y Jorge Chávez, donde los vecinos reclamaban por soporte de la Municipalidad Provincial de Chiclayo (MPCh).

Asimismo, la lluvia ingresó a viviendas de las urbanizaciones Patazca, Magisterial y Villarreal. Un gran problema para las atenciones fue el reducido número de motobombas y las obras inconclusas de la exgestión.

Fuente La República

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »