El Gobierno asignará S/20,000 millones al sector salud en 2021, un monto histórico, según el presidente Martín Vizcarra. Sin embargo, la poca eficiencia en la ejecución presupuestal actual hace inevitable que surja la pregunta sobre qué ajustes debería hacer el Ejecutivo para mejorar la gestión y lograr que dicho monto sea aprovechado en beneficio de más peruanos.

El monto para 2021 solo es 8.1% mayor a los poco más de S/18,494.6 millones del presupuesto de apertura (PIA) de 2020, el mismo que, debido a modificaciones, ya subió hasta los S/23,599.4 millones que integran el presupuesto institucional modificado (PIM).

Pilar Mazzetti, titular del Ministerio de Salud (Minsa), precisó que el monto de 2021 se usará para mejorar la primera línea de atención, como centros de salud y postas. “Va a ser el año en el que la inversión en el primer nivel será la más importante”, afirmó.

Uno de los mayores retos del Minsa será ejecutar los recursos cuando actualmente hay problemas de ejecución, pues ninguno de los tres niveles de gobierno tiene un avance de siquiera 50% (ver cuadro).

Al respecto, Pablo Lavado, exviceministro de Prestaciones y Aseguramiento en Salud y profesor de la Universidad del Pacífico, explica que el desafío será hacer ajustes desde ahora en inversiones, compra de medicamentos y equipos y gestión del personal de la salud.

“Se podría empaquetar inversiones a nivel macrorregional y encargarlas vía contratos gobierno a gobierno (modelo usado para los Juegos Panamericanos). También se pueden explotar mejor las obras por impuestos y asociaciones público-privadas. Hay que tener una buena planificación sobre cómo se implementarán estas infraestructuras”, precisó Lavado.

En el caso de la compra de medicamentos e insumos, el desafío es planificarlas desde ahora y hacerlas con mirada a dos o tres años. “Necesitamos hacer compras menos fragmentadas”, aclara Lavado.

Finalmente, precisa que será crucial optimizar la gestión del personal de salud, pues cerca del 70% del presupuesto se destina a sueldos.

“Casi el 50% del gasto se va a la planilla; entre 10% y 15% se va a contratos CAS y un 10% se va a servicios de terceros. Necesitas una política que mejore la productividad de los recursos humanos. Ahora que se quiere mejorar el primer nivel de atención, un personal no puede estar solo en un establecimiento de salud, sino que debe pertenecer a toda la red. Un día trabajará en el hospital y otro, en un puesto de salud. Así estarán más cerca de la población”, aseveró Lavado.

Tenga en cuenta

-El Perú, explica Lavado, necesita un sistema para registrar las entregas de medicamentos, desde que salen del Cenares hasta que llegan a los centros de salud, estén en Lima u otras regiones.

Fuente Perú21

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × dos =

Translate »