Las denuncias por deficiencias de recursos en el sector Salud, así como la presunta donación no autorizada de oxígeno a otras regiones, en medio de un aumento considerable de casos de COVID-19, será fiscalizado por el Consejo Regional de Piura.

Los integrantes del Legislativo regional interrogaron a los directores de las Unidades Ejecutoras de Salud y detectaron que los insumos y recursos humanos, así como los laboratorios y las camas clínicas, son limitados.

El presidente de la Comisión de Fiscalización del Consejo, Alfonso Llanos, manifestó que a pesar de la implementación de una planta de oxígeno en Sullana e isotanques en Chulucanas, el equipo médico resulta insuficiente por el aumento sostenido de casos que requieren hospitalización.

Oxígeno

Alfonso Llanos sostuvo que se ha iniciado un proceso de fiscalización respecto a la planta de oxígeno de Sullana, y que la Comisión que preside no ha recibido aún ningún informe al respecto.

Por su parte, el consejero José Morey señaló que el Legislativo regional tiene la facultad para aprobar y aceptar donaciones de cualquier bien mueble a otra entidad, y que en la investigación en curso se determinarán las responsabilidades de quienes habrían entregado donaciones, porque “se estarían irrogando competencias que tiene este Consejo Regional”.

En ese sentido, el Consejo Regional ha solicitado a la Dirección Regional de Salud (Diresa) y la Gerencia de Presupuesto una reunión, con el objetivo de conocer cuál es el presupuesto asignado al sector salud, cuánto y cómo se está ejecutando y qué medidas se pueden tomar en conjunto para resolver ipso facto las necesidades de la población.

Asimismo, se exigirá un sinceramiento de las planillas, que incluya tanto las horas complementarias como los destaques, debido a que se estaría haciendo un mal uso de los bienes del Estado.

Fuente Diario La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × 2 =

Translate »