Compras sospechosas. Un consorcio que fue contratado por el Gobiero Regional de Lambayeque en agosto del 2016 para remodelar cuatro colegios de nivel inicial, habría realizado compras de mobiliario educativo a precio sobrevalorado.

La denuncia la hizo ante la Contraloría la directora encargada de la institución educativa N° 11593, Alicia Romero Poma, quien informó que se opuso a recepcionar la obra cuando descubrió sobrecostos en los implementos adquiridos por la constructora.

COMPRAS. Se trata del plantel ubicado en el caserío Sapamé Bajo del distrito de Túcume, el cual ahora luce una infraestructura moderna; sin embargo, no habría sido equipada con los implementos correctos tal como lo señala el expediente técnico.

En el escrito que la directora presentó ante la Contraloría y al propio gobernador Humberto Acuña, señala que previamente coordinó con el arquitecto Benjamín Gutiérrez (trabajador del consorcio) para la compra de los materiales, los cuales figuran en una relación que este le alcanzó con el precio establecido.

No obstante, cuando culminó la obra y le hicieron entrega de los implementos, descubrió que estos son de un precio inferior. “La cocina juguete para el sector dramatización señalan que les ha costado 751 soles, cuando en el mercado cuesta 100 soles porque es de triplay. Igual, la cama juguete que no debe costar más de 50 soles, ellos le han puesto un precio altísimo, 677 soles”, señaló la docente.

La profesora indicó que los representantes del Consorcio se negaron a reconocer los precios fijados en el documento que uno de los propios arquitectos le alcanzó, e incluso la culparon de haberlo inventado o pertenecer a algún partido político opositor.

Por tal motivo, amparándose en la Ley de Transparencia, solicitó al GRL copia de las especificaciones técnicas de mobiliario, equipamiento y análisis de precios unitarios del referido proyecto, los cuales le fueron entregados por el director de Supervisión y Liquidación del GRL, José Barba Maique. Al verificarlos, corroboró que los precios consignados son los mismos que figuran en el documento que intentan desconocer los representantes de la empresa.

“Cuando yo les he reclamado me dicen que el documento no sirve porque no hay firma de nadie y es un invento mío, pero ahora lo estoy comparando con el expediente verdadero que solicité por transparencia y es lo mismo, el precio no varía ni la descripción. Prácticamente lo que están entregando son juguetes y no el equipamiento”, acotó.

Además, la directora denuncia que para las demás áreas del plantel, tampoco les han entregado los equipos adecuados. Por ejemplo, para el área de cocina, en el análisis de precios unitarios figura un balón de gas de 464 soles; pero le entregaron uno de 90 soles. “Mi reclamo es justo, yo también soy mamá y sé que un balón de gas no cuesta 400 soles, el balón de gas normal que nos han entregado está 90 soles”, dijo.

Por último, refirió que luego de negarse a firmar la recepción de la obra, extrañamente llegaron al plantel policías y un fiscal debido a que había sido denunciada por no dejar ingresar a los niños, pero corroboraron lo contrario. “Yo les había reclamado a los funcionarios del gobierno regional que los precios figuran sobrevalorados en un 500 por ciento y literalmente me dijeron que reciba nomás”, dijo y lamentó que la obra ya haya sido inaugurada pese a las irregularidades.

SILENCIO. Diario Correo se comunicó con el gobernador regional Humberto Acuña, pero se excusó alegando que el gerente regional de Infraestructura, Pedro Castro Celis, es quien debe responder sobre el tema. No obstante, dicho funcionario no respondió las llamadas ni los mensajes de texto.

Sobre el particular, el gerente regional de Educación, Ulises Guevara Paico, negó que se haya instado a la directora a recibir la obra sin reclamar.

“No ha sido así, es completamente falso, nosotros le dijimos que reciba el mobiliario, que reciba toda la obra y fuimos para la inauguración, pero la directora no estaba ahí y la población tampoco. Nosotros como gerencia entregamos la infraestructura para que los niños estén cómodos”, dijo.

Asimismo, señaló que la obra debe tener una garantía de siete años, y el responsable de garantizar el trabajo del consorcio es la Gerencia Regional de Infraestructura.

“Nosotros nos encargamos del aspecto técnico, pedagógico y administrativo. Yo sí he visto el mobiliario, pero no soy especialista en eso, he visto que está como los demás, pero eso es netamente responsabilidad de la Gerencia de Infraestructura”, acotó.

Fuente Diario Correo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho − 1 =

Translate »