La construcción del hospital Manuel Núñez Butrón de la ciudad de Puno entró en su última etapa, en la cual debe darse el consentimiento de la buena pro, a fin de darse luz verde para la ejecución del proyecto.

Sin embargo, Los Andes accedió a algunas observaciones en el proceso de licitación de esta nueva infraestructura, las cuales no concuerdan con las bases ni con los requisitos establecidos para que la empresa se haga cargo de la construcción.

En las bases integradas, por ejemplo, se conoce que como requisito de calificación en el ítem 3.2.B, de Experiencia del Postor en la especialidad, se solicita -entre otras acreditaciones- demostrar 10 años de antigüedad a la fecha de presentación de oferta, lo cual debe computarse desde la suscripción del acta de recepción de obra, es decir, desde la fecha que entregó la obra.

Del documento adjunto se desprende que la conformidad de la obra acreditada fue suscrita recién el pasado 23 de marzo del 2018, pero que el periodo de duración de la obra, como también la fecha de recepción de obra, es del 26 de setiembre del 2013, lo cual no concuerda para que este requisito se cumpla debidamente.

Por tal motivo, la empresa Pizzarotti, al no acreditar el Acta de recepción de Obra solicitada en las Bases Integradas, no cumple a cabalidad con la experiencia requerida, dado que se estaría contraviniendo lo denotado y señalado en las bases estándar de ejecución de Obras, donde claramente se solicita que el cómputo se realiza desde la suscripción del acta de recepción de obra.

De la misma manera, se detectó que la empresa Pizzarotti presenta una grave irregularidad para garantizar fehacientemente una línea de crédito de libre disponibilidad, vigente y aprobada por dos veces el valor referencial.

Esta observación se sustenta en que, en el proceso de licitación anulado por el gobernador encargado Agustín Luque Chayña, la empresa Pizzarotti fue descalificada justamente por no acreditar esto, pero que luego logró subsanarlo.

En efecto, sorprendentemente, una vez que el gobernador encargado cambia de comité de selección, la empresa en cuestión subsana la observación y, para sorpresa de propios y extraños, gana y se adjudica la buena pro del proyecto.

No obstante, el proceso aún sigue en curso y se sabe que desde el día de la buena pro (jueves 07 de noviembre), se está a la espera del vencimiento del plazo establecido para que la empresa obtenga el consentimiento y así consumar esta posible irregularidad.

Fuente Diario Los Andes

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

once − nueve =

Translate »