Lo que fue una alegría para los más de 4 mil pobladores de Vítor, ahora se ha convertido en una pesadilla.

A finales del 2017, en medio de un ambiente festivo se inauguró la obra de agua y desagüe que ejecutó la comuna local con una inversión de 24 millones de soles.

Se suponía que por fin los vecinos iban a contar con servicio domiciliario y de calidad, pero en cuatro meses comenzaron los problemas con los cortes intempestivos. Sin embargo, esta situación no es considerada por la JASS administradora que cobra a los pobladores hasta S/ 80 soles mensuales por un servicio deficiente.

Denuncia. El proyecto se terminó en octubre del 2017 y el 25 del mismo mes los funcionarios de la municipalidad, Efraín Puma Álvez, Saulo Vilca del Mar, Ernesto Ruelas Quispe y Edson Torres Cávez, integraron el comité que recibió la obra sin encontrar inconvenientes, tal como consta en el acta que se levantó esa fecha. (Ver documento adjunto).

Los regidores Mario Quiróz Días y Antonio Gonzáles, indicaron que existieron problemas desde el momento de la licitación de los trabajos, ya que curiosamente de los 15 postores, solo se presentó al final la empresa ProconsergeIngenieros Casa Asociados SRL, por ende fue la ganadora.

Otra coincidencia que les llamó la atención fue que dos hermanos estén inmersos en la ejecución del proyecto. Ana María Zegarra Agip, representante de Corporación Areco, una de las integrantes del consorcio ganador de la buena para hacer la obra, y por otro lado, Alexander Zegarra Agip, quien fuera miembro del consorcio que ganó el concurso para encargarse de la supervisión del proyecto.

“Ya hicimos la denuncia ante la Contraloría y la Fiscalía especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios, donde fue admitida y está en investigación preliminar”, comentó el regidor Antonio Gonzáles.

“Hemos visitado la planta y está con las paredes agrietadas, nos hay pozo desarenador, la tubería del puente aéreo de las Calaveritas ya se ha roto. Son varias observaciones las que se han informado a la contraloría”, aseveró.

Intervención. Al consultarle a la alcaldesa de Vítor, Sandra Bolaños, ella indicó que hizo las denuncias correspondientes a la Fiscalía Anticorrupción.

“La supervisión es la encargada de ver que la obra se haya ejecutado bien, ellos deben tener sus profesionales, son responsables porque la municipalidad les pagó para ello”, explicó.

Aseguró que la obra quedará operativa, ya que es para el futuro de Vítor. “Si nos vamos a un arbitraje será así, son 7 años de garantía, dentro de la ley de contrataciones”, puntualizó.

Ernesto Ruelas, integrante del comité de recepción, mencionó que al momento de recibir la obra no encontraron deficiencias y durante los 4 meses que la operó la comuna, no hubo problemas.

“Cuando pasó a la JASS comenzó todo, porque solo hay una persona encargada. Además, en el caso del puente aéreo, creo que alguien metió la mano, por eso se rompió el tubo”, aseguró.

15 postores hubo en el momento de la licitación del costoso proyecto.

Fuente Diario Correo

Translate »