El Gobierno Regional Áncash (GORE Áncash) incumplió con la construcción de los ambientes complementarios y con la adquisición de equipos por más de 17 millones de soles para los hospitales de apoyo de Casma, Huarmey, Yungay, Caraz, Recuay, Huari, Sihuas y Pomabamba, de acuerdo a los plazos establecidos en el Plan Regional de Reforzamiento de los servicios de salud que busca asegurar la capacidad de respuesta ante casos de COVID-19.

Así lo detectó la Contraloría General durante las sendas inspecciones realizadas a estos nosocomios.

El Plan Regional de Reforzamiento de los servicios de salud, modificado tres veces, considera, entre otros aspectos, la implementación de actividades para fortalecer los establecimientos médicos de nivel II-1 en nueve provincias de Áncash para descongestionar los hospitales de tercera línea encargados de atender a pacientes en estado crítico.

No obstante, el Órgano de Control Institucional (OCI) del GORE Áncash advirtió que hasta la fecha de emisión de los informes, el gobierno regional no acreditó la elaboración de los expedientes técnicos para la habilitación de los ambientes complementarios, cuya fecha de entrega debió ser en julio.

Esta situación se advierte en el Hospital de Apoyo San Ignacio de Casma que tiene un proyecto valorizado en S/ 2.615 millones y en el Hospital de Apoyo de Huarmey, cuya obra esta avaluada en S/ 2.631 millones.

En la revisión de la plataforma virtual Invierte.pe, se detectó que el proyecto para la implementación de ambientes complementarios y adquisición de equipos del hospital de Caraz, en la provincia de Huaylas, valorizado en S/ 2.268 millones debería haberse ejecutado en de julio (Informe de Control Concurrente, lo cual no ocurrió, contraviniendo la última modificación del Plan Regional de reforzamiento de los servicios de salud.

Pasa lo mismo con el proyecto de construcción de ambientes complementarios y adquisición de equipos del hospital de Recuay, cuyo presupuesto asciende a S/ 2.334 millones.

El proyecto se encuentra activo y aprobado para ser ejecutado en julio, equipado en agosto y ser puesto en funcionamiento en setiembre, lo cual no se cumplirá ya que hasta la fecha no se ha iniciado su ejecución.

En el caso del hospital de Huari, el proyecto de infraestructura y equipamiento para atender a pacientes COVID-19 en estado moderado está valorizado en S/ 2.595 millones, el cual también debió de ser ejecutado en el mes de julio y equipado en agosto de acuerdo al cronograma establecido en la Matriz de Programación de Metas físicas y presupuestales del Plan Regional; sin embargo, no se ha concretado.

Similar situación pasa con el proyecto de implementación del hospital de Pomabamba con S/ 2.248 millones, y los nosocomios de Sihuas, de Casma y de Huarmey.

En el caso del hospital de Yungay, el proyecto de inversión no fue registrado en la plataforma virtual Invierte.pe. Estas situaciones adversas identificadas evidencian que el GORE Áncash no ha implementado el Plan Regional de Reforzamiento de los servicios de Salud de manera oportuna.

Fuente Diario Correo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

14 + dos =

Translate »