lambayeque_alcalde_exonero310Otra obra del programa bandera del gobierno de Alan García, Agua para Todos, revela las irregularidades con las que el Ministerio de Vivienda y Saneamiento ejecutó el presupuesto asignado a los proyectos de agua y alcantarillado, y cómo los alcaldes contrataron a dedo a empresas cuestionadas.

En 2008, el entonces burgomaestre aprista del distrito de Santa Rosa, Andrés Palma Gordillo, entregó la buena pro de proyecto de saneamiento a consorcio San Pedro.

Según la investigación del programa Poder Ciudadano, en 2007, el sector Vivienda aprobó el proyecto de mejoramiento de las redes de alcantarillado y agua potable del distrito de Santa Rosa de Lambayeque. La obra, según consta en los documentos, fue presupuestada en S/.10 millones y debía ser ejecutada en un plazo de un año.

En 2008, el entonces alcalde y actual secretario general del Apra en esa ciudad, Andrés Palma Gordillo, firmó un convenio con el entonces viceministro de Saneamiento, José Sarmiento para la ejecución de la obra. El efecto inmediato del acuerdo fue que el proyecto aumentó su presupuesto en 100% llegando a casi S/.20 millones.

Transgrediendo la normativa vigente y sin justificación alguna, el alcalde Palma decidió declarar la obra en estado de emergencia y, apoyado por sus concejales, en 2009 entregó la buena pro del proyecto al consorcio San Pedro. Este consorcio, según se informa en el reportaje, se hizo de varias licitaciones durante el gobierno de Alan García y las obras que ha ejecutado han sido observadas.

Paralelamente, el alcalde contrató por S/. 900 mil al consorcio San Judas Tadeo para que este vigile y verifique la correcta ejecución de la obra y el cumplimiento del plazo dado. Asimismo, la Entidad Prestadora de Servicios de Saneamiento de Lambayeque (EPSEL) debía de designar a un supervisor para verificar el proyecto.

Sin embargo, desde que se iniciaron los trabajos los cuestionamientos no se hicieron esperar. Una de las observaciones más graves señalaba que las lagunas de oxidación de aguas servidas se construían a pocos metros de una vivienda y del terminal pesquero de la ciudad. Pese a la gravedad, *el alcalde Palma hizo oídos sordos a los reclamos. *

En marzo de 2010 el consorcio San Pedro entregó al municipio las cuatro lagunas de oxidación pero el Poder Judicial, acogiendo la demanda de amparo planteado por el terminal pesquero ECOPHISA, ordenó su suspensión. Pese a esta observación, en diciembre de 2010, meses antes de culminar su gestión y sin verificar el estado de la obra, Palma devolvió al consorcio la carta fianza de S/.1.8 millones.

Actualmente, cuatro exfuncionarios de la Municipalidad de Santa Rosa son investigados por el Ministerio Público pero, extrañamente, el exalcalde Palma ha sido excluido de la investigación. La obra, por la que el Estado desembolsó S/. 20 millones y que debía favorecer a más de 12 mil familias, actualmente está completamente desmantelada y en estado de abandono. Según la investigación, las aguas servidas de Santa Rosa desembocan en una laguna antigua administrada por EPSEL y, su destino final, es el mar.

Fuente Peru21

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − 11 =

Translate »