El proyecto especial Plan Copesco es una entidad del Gobierno Regional de Cusco dedicada a desarrollar grandes obras, algunas de ellas con financiamiento de entidades internacionales como el Banco Mundial (BM).

Sin embargo, los proyectos que ha emprendido no terminaron bien y otros no tienen cuándo empezar. Solo el relleno sanitario de Urubamba presenta un avance positivo.

Los consejeros regionales Víctor Vargas y Alaín Alanoca cuestionaron en reiteradas ocasiones la “incapacidad” del proyecto. Al respecto, el director ejecutivo del Plan Copesco, Ítalo Ramos Calderón, salió ayer en conferencia de prensa para explicar la situación de dos grandes obras: La Vía Expresa y Vía de Evitamiento.

VÍA EXPRESA

La Vía Expresa es un proyecto valorizado en 357 millones de soles y cuyo inicio se ha ido retrasando sucesivamente. Debía empezar en 2016 y actualmente apenas se terminó el expediente técnico de ingeniería, el expediente de aprobación de interferencias eléctricas y está pendiente de aprobación el que corresponde a las interferencias de agua.

“Más de 48 empresas estuvieron interesadas, de las cuales 12 se presentaron a la evaluación del Banco Mundial. Estas podrán ser parte de la licitación más adelante”, anotó Ramos.

La demora se debe al retraso en el proceso de liberación de la ruta de la vía. Son siete predios que debe expropiar la Región en el trayecto de la Vía Expresa, trabajo que está en trámite. El Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) ha cobrado 15 mil soles para hacer la tasación del costo de los predios. En un mes debe dar a conocer el costo de cada predio. Al monto que fije el MVCS se le agregará un bono de 20% adicional para acelerar la compra. “No hay fecha de inicio de la obra. Está sujeta a la solución de la expropiación”, apuntó Ramos.

VÍA EVITAMIENTO

La Vía de Evitamiento fue construida con serias deficiencias técnicas por la empresa brasileña Odebrecht. Eso ocasionó numerosos accidentes que provocaron una veintena de fallecidos desde que empezó a funcionar a finales de 2016. No tiene una adecuada señalización ni puentes peatonales.

Actualmente la obra está funcionando pero no puede liquidarse y entregarse a la Municipalidad del Cusco debido a los arbitrajes que mantiene la Región con Odebrecht.

Ramos precisó que la comuna debe regular el funcionamiento de esa vía, así como colocar semáforos y paraderos. Sin embargo, admitió que mientras no se haga la liquidación y transferencia, “no se puede hacer mantenimiento” de la obra.

Fuente Diario La República

Translate »