Nuevas sombras de corrupción se ciernen sobre el polémico proyecto del Aeropuerto Internacional de Chinchero (Cusco), tras conocerse que el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) entregó el lunes la buena pro a la empresa Altesa Contratistas Generales S.A., para que se haga cargo de remoción de tierras que facilitará la obra aeroportuaria.

La adjudicación de esos trabajos no tendría nada de extraordinaria si no fuera porque Altesa Contratistas Generales S.A. es una de las 15 empresas sindicadas por la Fiscalía como parte del “Club de la Construcción”.

Como es público, el caso “Club de la Construcción” es una investigación fiscal que derivó del seguimiento a los pagos de sobornos que hizo Odebrecht para obtener la buena pro de millonarios proyectos, entre ellos algunos de Provías, organismo del Ministerio de Transportes y Comunicaciones.

S/ 10,000 MILLONES

Según el Ministerio Público, las compañías que formaban parte de ese selecto grupo se adjudicaron 45 obras públicas por más de 10,000 millones de soles, realizadas en periodo 2011- 2015.

En el denominado caso “Club de la Construcción” son investigadas 18 personas vinculadas a Odebrecht y a varias empresas constructoras por los presuntos delitos de lavado de activos, asociación ilícita y tráfico de influencias.

Según el Ministerio Público, esas compañías realizaron acuerdos ilegales y licitaciones fraudulentas en contratos de obras públicas.

Entre esas empresas figuraban Altesa, así como firmas que se asociaron con Odebrecht para ejecutar millonarios proyectos.

En el caso de Altesa, el Equipo Especial para el caso Lava Jato halló irregularidades en la adjudicación otorgada por el Estado para ejecutar obras del colegio emblemático Mariscal Cáceres de Ayacucho, por 50 millones de soles.

La obra se inició en febrero de 2014 y debió concluir en junio de 2015; sin embargo, a enero de 2018, la obra aún no contaba con la liquidación final, no se hizo la entrega total de obra, y hubo más de 15 solicitudes de ampliación de plazo.

Además, el expediente técnico de la obra no contempló el estudio de suelos y el equipamiento de mobiliarios y equipos tecnológicos.

Pese a todas esas irregularidades y presuntos ilícitos que deberán ser sancionados por el Poder Judicial, Altesa Contratistas Generales S.A. ganó el proceso de licitación de la primera fase del nuevo proyecto Chinchero entre 60 empresas postulantes, con una oferta económica de S/ 34’664,584.24.

FIRMA DEL CONTRATO

“En 10 días se debe firmar el contrato y, luego, empezarán los trabajos físicos”, dijo el gobernador regional Edwin Licona, tras coordinar algunos detalles de la ejecución de la obra con el titular del MTC, Edmer Trujillo.

Altesa se hará cargo del movimiento de un millón de metros cúbicos de tierra en la zona de amortiguamiento del proyecto aeroportuario, mientras que una segunda fase corresponderá a la remoción de materiales en el polígono donde se edificará el terminal aéreo.

“El próximo mes debe empezar el movimiento de tierras. En dos semanas, se firma el contrato y, luego, la empresa debe presentar la solicitud para los adelantos”, refirió, por su parte, Eduardo Gonzales Chávez, jefe del Gabinete de Asesores del Ministerio de Transportes y Comunicaciones.

SIETE PAÍSES

El inicio de la construcción del aeropuerto se realizaría en abril del próximo año, luego de la firma de convenio mediante la modalidad de “gobierno a gobierno”. Habría siete países interesados en la obra, entre ellos Canadá, Estados Unidos, Reino Unido y Corea.

RECLAMA CELERIDAD

El congresista aprista Mauricio Mulder fustigó al Ministerio Público por no acelerar las indagaciones en torno al “Club de la Construcción”, pues si existe un proceso abierto no puede ser posible que se permita que esas empresas tengan nuevas contrataciones con el Estado.

Su colega de bancada, Elías Rodríguez, pidió al Ejecutivo tener más criterio y evitar repetir las situaciones irregulares que se vivieron con la empresa brasileña Odebrecht que sumió en un espiral de corrupción no solo al Perú sino también a la región.

“El Gobierno debería tener mucho más criterio, para evitar que volvamos a caer con las mismas empresas si han estado implicadas en hechos reñidos con la moral, haciendo delitos, no deberían contratar con el Estado; habría que solicitar las explicaciones del caso al ministerio correspondiente a efectos de que nos pueda decir la razón [de la adjudicación]”, sostuvo.

DOBLE DISCURSO

Para la fujimorista Karina Beteta, el presidente Martín Vizcarra maneja un doble discurso debido a que fue él quien denunció la existencia del “Club de la Corrupción”; sin embargo, ahora permite que el Estado contrate con una de las empresas que lo conforman.

“Lo más curioso es que el mismo presidente había denunciado a las empresas del ‘Club de la Construcción’ de ser corruptas; sin embargo, ahora resulta siendo una de ellas la ganadora de la remoción de tierras para el aeropuerto Chinchero, ¿cómo se explica eso?”, se preguntó.

En tanto, el segundo portavoz de Alianza Para el Progreso (APP), Richard Acuña, aseguró que consultará con su bancada qué acciones tomarán frente a lo que consideró un error de parte del Gobierno, ya que con la entrega de la obra de la primera etapa del aeropuerto de Chinchero a una empresa investigada, queda demostrado que no se está luchando contra la corrupción.

El legislador del Nuevo Perú, Oracio Pacori, indicó que le pedirán las explicaciones del caso al ministro de Transportes, Edmer Trujillo, pues, según dijo, la empresa Altesa es conocida no solo por formar parte del “Club de la Construcción” sino por tener problemas con sus obras en el sur del país.

DENUNCIA CONTRA THORNE

El pasado mes de octubre, el fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, formalizó una denuncia constitucional en contra el exministro de Economía y Finanzas, Alfredo Thorne, por el presunto delito de cohecho activo genérico y tráfico de influencias agravado por el caso Chinchero.

Para Chávarry, Thorne habría cometidos estos delitos, tras el diálogo que sostuvo en mayo de 2017 con el entonces contralor de la República, Édgar Alarcón.

En esa conversación Thorne habría condicionado la transferencia de S/ 13 millones a favor de la Contraloría, a cambio de que este organismo emitiera un informe favorable para la concesión del aeropuerto cusqueño de Chinchero.

PARA QUE EXPLIQUE OTORGAMIENTO DE BUENA PRO

Pedirán a ministro Trujillo que se presente ante el Congreso

El ministro de Transportes y Comunicaciones, Edmer Trujillo, deberá responder ante el Congreso de la República el motivo por el cual permitió que la empresa Altesa Contratistas Generales S.A. gane la buena pro de la ejecución de la primera etapa del Aeropuerto Internacional de Chinchero.

El congresista Víctor Andrés García Belaunde (AP), uno de los principales denunciantes de los presuntos hechos de corrupción que se detectaron en la ejecución de la adenda del contrato de construcción del aeropuerto cusqueño, aseguró que le pedirá explicaciones al ministro debido a que el otorgamiento de la obra a una empresa cuestionada representa una pésima señal de parte del Gobierno.

“¿Por qué no contratan a [la empresa] Odebrecht de frente? Le vamos a pedir explicaciones al ministro de Transportes de todas maneras, porque así no se combate la corrupción, me parece que es un premio a la corrupción, estamos cayendo en lo mismo”, dijo a EXPRESO el veterano parlamentario.

El legislador cuestionó que los órganos judiciales sólo centren sus investigaciones en los funcionarios que habrían recibido sobornos de parte de las compañías brasileñas y en especial de Odebrecht, mas no así en los que fueron los corruptores, es decir, en las empresas, ya sean nacionales o extranjeras.

“Entonces resulta que solo van presos los que reciben dinero de la coima y no los que dan la coima, es decir solo se castiga a los que reciben y no a los que corrompen, es un pésimo ejemplo y una pésima señal que da el Gobierno”, sostuvo el exintegrante de la Comisión Lava Jato.

Mauricio Mulder, quien también integró la Comisión Lava Jato en la cual se indagó los vínculos de las empresas brasileñas con el “Club de la Construcción”, dijo que el ministro de Transportes tendrá que ser interpelado, y se deberá pedir explicaciones al Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (OSCE).

“El ministro de Transportes debe responder ante el Congreso porque es su sector el que hace ese contrato, en general sobre el tema de Chinchero, tiene que ser interpelado y también deben dar explicaciones el OSCE, que termina estando pintado en la pared y su titular tendría que renunciar”, indicó.

Fuente Diario Expreso

Translate »