Los crímenes económicos no solo representan una amenaza para la rentabilidad de las empresas sino también para la integridad de sus trabajadores. En ese sentido, prevenir, invertir y conocer este tipo de delitos es urgente, más si las compañías peruanas han sido sacudidas por el reciente caso Odebrecht, el cual salpicó a Latinoamérica y otros países.

Sin embargo, según la encuesta Global Economic Crime and Fraud Survey 2020 de la firma Pwc, solo el 22% de las compañías tienen conocimiento extenso sobre estos delitos económicos, es decir, mucho menos de la mitad está preparada para reaccionar y contener tales situaciones.

A pesar de que el 41%, casi el doble de estas empresas, ha experimentado fraude u otros delitos económicos, mientras que existe un 10% que no sabe si ha pasado por tal hecho.

En relación al presupuesto destinado a prevenir estos crímenes, menos de la mitad (47%) de los encuestados indicaron que sus compañías han incrementado el presupuesto para combatir los delitos.

Soborno y Corrupción

Respecto al soborno y corrupción, 1 de cada 10 empresas señalaron que se les pidió que paguen un soborno, mientras que 2 de cada 10 perdió una oportunidad con un competidor y creen que este pagó un soborno.

Asimismo, el 78% cuenta con un programa contra este delito, aunque el 46% realiza evaluaciones de riesgos informales o no realiza ninguna evaluación. Y el 38% realiza pruebas limitadas de la efectividad de las operaciones de sus controles.

Por delitos

Entre los crímenes más abordados en el Perú por los programas antifraude, se encuentra principalmente el soborno y corrupción, y le siguen lavado de dinero, fraude corporativo/empleado, contable/financiero, de adquisiciones, y cibercrimen.

¿Quiénes cometen el fraude?

Los delitos son cometidos en su mayoría por agentes externos [clientes (26%), hackers (24%) y proveedores (19%)], en segundo lugar internamente [gerencia intermedia (34%), staff de operaciones (31%)y gerencia senior(26%)] y por último, por colusión entre externo e interno.

En el mundo

Según el estudio, a nivel internacional, las pérdidas económicas por fraude fueron de 42 billones de dólares.

Asimismo, el 47% de los encuestados dijeron que han experimentado fraude en los últimos 24 meses, siendo este porcentaje el nivel más alto de delitos reportado en los últimos 20 años.

En el informe se detalla que entre los fraudes más costosos se encuentran el soborno y corrupción, información privilegiada, lavado de dinero, antimonopolio y fraude fiscal.

Entre los fraudes más disruptivos (inesperados) están fraude al cliente, cibercrimen, malversación de activos.

En ese sentido, las compañías reportaron 6 incidentes de fraude en los últimos dos años.

Datos

El 35% de los encuestados son C-suite (plana gerencial).

El 86% de las compañías tienen 10 millones de dólares en ingresos anuales.

Fuente La República

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × tres =

Translate »