Una falta de sustento técnico en los trabajos de habilitación parcial en el Hospital Regional José Alfredo Mendoza Olavarría (JAMO) II-2 de Tumbes, para la atención de pacientes COVID-19, alertó la Contraloría General de la República. Según el reporte de avance ante situaciones adversas N° 001-2020-CGIGRTB-SVC, se identificó que en los requerimientos de los servicios de habilitación parcial de dicho nosocomio no se define la descripción objetiva y precisa de las características, condiciones y requisitos funcionales relevantes para la contratación, y que a pesar de ello ya se había dado inicio a la ejecución de trabajos.

El 29 de abril del 2020, la Diresa Tumbes, mediante la resolución directoral N° 00263-2020-Gobierno Regional Tumbes-DRST-DR, dispuso la habilitación de la parte operativa necesaria de las instalaciones del Hospital Regional JAMO II-2 a fin de prestar atención a los pacientes COVID-19 durante la pandemia.

Ante esto, la Unidad de Servicios Generales del hospital dirigió quince informes al director ejecutivo del JAMO II-2, recibidos el 15 de mayo, alcanzando quince pedidos de servicio requiriendo diversos trabajos que servirían para la habilitación de las áreas del nosocomio.

El equipo de control revisó los requerimientos y detectó que estos no contienen la descripción objetiva y precisa de las características o requisitos funcionales relevantes para cumplir la finalidad pública de la contratación; es decir, no presentan términos de referencia en el caso de servicios y especificaciones técnicas en el caso de bienes requeridos, ni las condiciones de plazos, cantidades, garantías, entre otros; con las que se ejecutarán.

El 15 de mayo personal de Contraloría se entrevistó con funcionarios del nosocomio, y el jefe de la Oficina de Logística dijo que ya existiría un proveedor para la ejecución de servicios y el costo definido para dichas prestaciones.

Fuente Diario Correo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce − 4 =

Translate »