La empresa Graña y Montero fue incluida como tercero civil responsable en el caso del Metro de Lima, que compromete a la compañía Odebrecht con el presunto pago de sobornos a funcionarios públicos para hacerse de la ejecución de los tramos I y II de la Línea 1 de la megaobra.

De acuerdo con la resolución judicial, a la que accedió Perú21 , la Procuraduría ad hoc para el caso Lava Jato pidió esta medida debido a que en una de las cláusulas del contrato para construir el proyecto se señala que las firmas del consorcio –que integraban Odebrecht GyM S.A.– “ son solidariamente responsables ” por los resultados.

El argumento de la Procuraduría es que tanto la empresa GyM S.A. como Odebrecht se habrían “beneficiado económicamente” de las gestiones que realizó el ex viceministro de Comunicaciones, Jorge Cuba Hidalgo, las cuales buscaban favorecer al Consorcio Tren Eléctrico, integrado por ambas compañías.

La investigación, a cargo del fiscal Hamilton Castro, indica que la empresa brasileña desembolsó cerca de US$8 millones en sobornos para adjudicarse la obra. Cuba habría sido el principal beneficiado.

La constructora peruana expresó su desacuerdo respecto a la resolución y aclaró que ese fallo no es una declaración de culpabilidad. “La empresa considera no haber incurrido en ninguna irregularidad, por lo que ejercerá su derecho de defensa a lo largo de la investigación”, indicó en un comunicado.

Tenga en cuenta

Otro argumento de GyM en contra de la resolución es que Jorge Cuba no está relacionado a la empresa.

El fallo también confirma la incorporación de Odebrecht como tercero civil en el mismo proceso penal. La Procuraduría informó que la firma puede acogerse a la colaboración eficaz.

Fuente Perú21

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 4 =

Translate »