El expresidente del Consejo de Ministros, disuelto congresista y exgobernador regional César Villanueva fue detenido esta tarde por agentes de la División de Investigaciones de Alta Complejidad (Diviac) en el restaurante de la Choza Náutica de Los Olivos.

Se le acusa de ser presunto instigador del delito de tráfico de influencias agravado.

Además, se detuvo a otras tres personas: Alberto Orlando Rossel Alvarado (fiscal superior, por el delito de presunto tráfico de influencia), José Santistebán Zurita (presunto cómplice primario de tráfico de influencia) y Ronald Chafloque (fiscal adjunto de Lima Norte). Ellos estarán detenidos por siete días. Otro implicado Alberto Rossel Obando aún es buscado.

Villanueva es investigado en el equipo especial Lava Jato por el contrato de la obra vial San José de Sisa firmado con Odebrecht. Esta tuvo un presupuesto inicial de S/100’021,674, pero terminó costando S/129’020,043.

El fiscal Germán Juárez obtuvo la colaboración de testigos nacionales y brasileños que coinciden en que el exgobernador de San Martín favoreció a la constructora Odebrecht a cambio de un soborno. Este habría ascendido a US$320 mil, aproximadamente S/1’050,000. La empresa también entregó documentación que comprueba la tesis fiscal.

La orden de detención fue emitida hoy a solicitud del fiscal Jesús Fernández Alarcón. Los agentes de la Diviac actuaron de inmediato con un fiscal y capturaron a Villanueva en un restaurante de la avenida Carlos Izaguirre, en Los Olivos.

Reunión sospechosa

El hecho que ha desencadenado esta detención no es directamente por el caso Odebrecht. César Villanueva usó a los fiscales antes mencionados para que se contacten con el fiscal adjunto del equipo especial Alexander Taboada, quien sería hombre de confianza del fiscal provincial Germán Juárez Atoche. Villanueva buscaba que Taboada interceda en el caso Odebrecht en donde es investigado.

En agosto, Perú21 publicó que un informe de auditoría de la Oficina de Control Interno (OCI) del Gobierno Regional de San Martín, de setiembre de 2018, señaló que el 10 de diciembre de 2008, el mismo día que se firmó el contrato, Odebrecht solicitó un adelanto de S/41’794,033, el cual le fue desembolsado en dos pagos. Sin embargo, estos no se debieron entregar porque iban en contra de la Ley de Contrataciones del Estado, según el documento.

Los funcionarios que aprobaron el monto solicitado por Odebrecht fueron dos del Proyecto Especial Huallaga Central y Bajo Mayo (PEHCBM), organismo adscrito al gobierno regional: el gerente general Marcos Díaz y el director de obra Juan Páucar. Sin embargo, la cadena se completa con el alto funcionario que gestionó el pago y, según el informe de auditoría, este fue el entonces gobernador César Villanueva.

El exgerente de Odebrecht, Eleuberto Martorelli, corroboró que se le hizo pagos ilícitos a Villanueva por la carretera San José de Sisa y para su campaña de reelección en la región San Martín.

Según Martorelli, para obtener la concesión del proyecto vial en 2008, Odebrecht pagó cerca de US$300,000 a Villanueva. La compañía estaba tan agradecida con el entonces gobernador que realizó una segunda entrega por US$30,000 en efectivo para que ‘Curriculum Vita’, codinome que se le asignó, pueda solventar su campaña de reelección en 2010.

El exdirectivo también dijo que le entregó dinero al gerente del proyecto, Marco Díaz, quien tenía el codinome ‘Meu Deus’. Además, le pagaron US$400 mil al exdirector del Ministerio de Transportes, Celso Gamarra bajo el codinome ‘Italiano’.

Fuente Perú21

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × cuatro =

Translate »