Con un fólder bajo el brazo Edmer Trujillo, ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, niega que los 20.465 módulos temporales que adquirieron en el marco de la reconstrucción favoreciera de alguna manera a una empresa chilena. “Eso no es verdad”, asegura.

El Niño Costero destruyó a alrededor de 45 mil viviendas, según estadísticas oficiales. Para atender la emergencia, el sector liderado por el ministro Trujillo decidió adquirir módulos temporales a través de dos procesos de compras. Juntos demandaron una inversión de S/255 millones.

“Son dos procesos de compra que hemos hecho. Un primer proceso se inició el 4 de abril. En ese momento se adquirieron 2.444 módulos temporales que costaron S/30 millones y medio. Estos recursos fueron ejecutados en el marco de la emergencia que vivía el país”, indica Trujillo en conversación con El Comercio.

Según detalló, la decisión se tomó tras realizar cotizaciones y un estudio de mercado. Al finalizar el proceso se optó por comprar los módulos, de 20 metro cuadrados y tres ambientes, a la empresa Eternit. La instalación de los mismos los hizo Sencico.

“En ese momento Eternit resultaba más satisfactorio por términos de costo y plazos de entrega”, explica el ministro quien además detalla que cada módulo costó S/10.500 incluido impuestos y con el flete la cifra se eleva en casi S/500.

SEGUNDO PROCESO

Sin embargo, se necesitan más de 29 mil módulos más. Por ello, de acuerdo a Trujillo, el pasado 9 de julio se convocó a un proceso para tres tipos de módulos: costa, sierra y baterías de baños.

La presentación de propuestas se extendió hasta el 16 de julio y un día antes recibieron la visita de madereros de Pucallpa. El ministro señala que ellos criticaron los requisitos que se exigían para participar en el proceso, por lo que se terminó ofreciendo ciertas facilidades, como acreditar la experiencia mediante facturación.

“El día 20 se presentaron 34 empresas y ninguna fue la de los señores que vinieron a reclamar”, indica Trujillo.

Finalmente, tras evaluar las propuestas de los postulantes se decidió comprar 3.444 módulos temporales a Estructuras Industriales EGA SA, Nexos Comerciales SAC y Tecno Fast SAC, cuya casa matriz está en Chile. Con ello, el saldo de estas estructuras que aún estaba pendientes por adquirir en el proceso de reconstrucción todavía superaba los más de 25 mil módulos.

Trujillo

Ministro Trujillo niega que se haya intentado favorecer a empresas chilenas. Fuente: El Comercio

“Como habían sido 34 empresas las eliminadas entonces decimos que vengan a subsanar sus observaciones”, agrega, tras indicar que en la última etapa del proceso la única empresa que quedó decidió desistir. “Simesa, consorcio que tenía costos razonables desiste. Nos dicen: no tengo capacidad, por la cantidad no puedo”, narra Trujillo.

Posteriormente, el Ministerio de Vivienda recurrió al trato directo con las empresas Akstarcom SAC, Nexos Comerciales SAC, Onduline Peru SA, Inversiones y Fabricaciones Karen SAC y Técnicas Metálicas SAC. A través de esta modalidad adquirió  14.577 módulos por S/177 millones, adicionales a los 3.444 módulos que habían comprado por S/48 millones.

“Los precios han variado. Entre Akstarcom S/10.523, más al flete S/437. Hay otros que venden más caro pero es lo que el mercado da”, finaliza el ministro al presentar su descargo en la materia.

Fuente El Comercio