En plena pandemia la corrupción campea en diversas instituciones del Estado. Un grave hallazgo hizo la Contraloría General de la República en el hospital Regional Eleazar Guzmán Barrón donde detectó que, a pesar del presupuesto transferido por el Gobierno Central para la compra de mascarillas tipo N95 M3, se adquirieron estos implementos en menor cantidad y a costo unitario sobrevalorado.

Según el informe de la entidad de control, el Gobierno Central entregó 585 mil soles directamente a la gestión del hospital, entonces a cargo del director Federico Martínez Taipe, cesado el último 13 de mayo, para comprar las 60 mil mascarillas que se necesitaban para proteger al personal de salud.

Sin embargo, inexplicablemente, el área de Logística de la entidad decidió comprar solo el 25% de estos implementos de seguridad personal, esenciales para la lucha contra el coronavirus, es decir solo mil 680 mascarillas.

Por si fuera poco, la Contraloría también encontró que la gestión de Martínez Taipe contrató con la empresa M&M Soluciones Diversas SAC por un elevado precio de 46 soles por cada mascarilla, sin haber hecho indagaciones de otros proveedores. En total, el monto a pagar es 77 mil 280 soles.

En este sentido, la entidad de control menciona que incluso, la misma Dirección Regional de Salud de Áncash (Diresa), a la cual está adscrito el hospital, compró por 27 soles la unidad del mismo tipo de mascarilla N95 M3, en la misma fecha y en cantidad similar.

Los auditores de la Contraloría consideran que el nuevo director Edgar Caballero tendría que ordenar no pagar este monto porque todo está listo para ello y ya recibieron los productos. Otra alternativa que plantean para evitar el perjuicio es pagar el mismo precio que abonó la Diresa.

El perjuicio total detectado en agravio del hospital regional es de 31 mil 920 soles.

Fuente El Tiempo

Fuente Diario El Tiempo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

6 + 2 =

Translate »