Como parte de la delegación de facultades otorgadas por el Congreso al Poder Ejecutivo existe un capítulo dirigido a la contratación pública, y el jefe de la Central de Compras Públicas – Perú Compras, Fernando Masumura , dio alcances de lo que se vendrá en los próximos días para fortalecer a este organismo cuyo objetivo es optimizar la contratación pública en el Perú.

Una de las primeras novedades es el decreto legislativo que establecerá la nueva Ley del Sistema Nacional de Abastecimiento Público, que contempla el fortalecimiento de Perú Compras , que es el brazo ejecutor de este sistema.

En diálogo con Gestion.pe, adelantó que la nueva Ley del Sistema Nacional de Abastecimiento Público que prepara el Poder Ejecutivo ayudará a ordenar las contrataciones públicas en el Perú.

“Uno de los seis problemas que hemos detectado es, por ejemplo, que nosotros en el Perú usamos varios sistemas de catalogación y ese es un gran problema”, comentó.

Explicó que al momento de realizar una compra la institución usa el Catálogo Único de Bienes, Servicios y Obras (CUBSO), para pagar usamos la estructura del SIAF, para registrar patrimonio usamos el Catálogo Nacional de Bienes, Servicios y Obras (CNBSO) del Sistema Integrado de Gestión Administrativa (SIGA).

“Pero algunas entidades como las Fuerzas Armadas utilizan catálogos de la OTAN o de Naciones Unidas; las empresas del Fonafe utilizan los catálogos SAP, y por esta multiplicidad de codificación la compra pública no es trazable, esta es la madre de muchos problemas se va a solucionar con la Ley Nacional del Sistema de Abastecimiento”, dijo.

Adelantó que el objetivo es que el Estado peruano utilice un único sistema de catalogación, de tal manera que se utilice un código que permita verificar la operación desde que se planifica hasta que se ejecutan los contratos y se usa el bien o servicio adquirido.

“Nos parece una muy buena iniciativa que involucra un fortalecimiento de Perú Compras. La iniciativa nace del Ministerio de Economía y Finanzas ( MEF), está dentro de la delegación de facultades y está revisándose”, mencionó.

Recordó que la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo contempla 11 sistemas administrativos y el único que no está formalizado es el de abastecimiento.

El actual Sistema Nacional de Abastecimiento del Perú está compuesto por las 2,940 entidades públicas existentes en el Perú y tiene como ente rector al MEF, mientras que el Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (OSCE) es el brazo supervisor y Perú Compras es el órgano ejecutor.

Los otros problemas

Los otros cinco problemas que afronta el sector de las compras públicas en el Perú son los siguientes:

– Corrupción y percepción de corrupción: Según el acuerdo de Lima de la última Cumbre de las Américas, la promoción de herramientas electrónicas de contratación para las compras gubernamentales, en el entendido que éstas luchan contra la corrupción.

“La lucha contra la corrupción es uno de los núcleos del trabajo de Perú Compras, pues precisamente, promovemos herramientas electrónicas de contratación. Es por ello que la CAN (Comisión de Alto Nivel Anticorrupción), ha incluido como uno de los puntos en su Plan, el fortalecimiento de Perú Compras”, dijo el funcionario.

– Mercado público poco competitivo: El último estudio de OSCE, sobre el nivel de competencia en los procedimientos de selección, indica que el promedio de postores en un procedimiento clásico es de 2.3.

Según Masumura, este promedio resulta un factor que pone en riesgo el abastecimiento público. “Precisamente con herramientas electrónicas, este promedio aumenta a 4.6 con la subasta inversa (se dobla) y a 73 ofertas con catálogos electrónicos (más de 3,100% mejor)”, adelantó.

– Falta de estandarización: Las entidades contratan lo que creen que deben contratar, y solicitan para satisfacer la misma necesidad, diferentes especificaciones técnicas o términos de referencia.

“Esto hace que el mercado público no sea predictivo, pues los proveedores se enteran de lo que el Estado va a contratar al momento de la convocatoria del procedimiento de selección, lo cual genera asimetrías de información y espacios para la corrupción.

– El Estado no es exigente: Se suelen confundir requisitos de calidad con barreras a la participación. Este problema, combinado con que el Estado en promedio no es buen cliente, hace que los proveedores perciben sus negocios con el Estado como marginales o como un negocio de explotación.

“En ambos casos no se preocupan en desarrollarse, solo quieren cumplir con lo mínimo, y trasladan sus costos financieros al precio (retrasos y multas), en una situación contraria al ganar-ganar”, acotó.

– Falta de capacidad de gestión: Muchos dicen que se debe a que la normativa de contrataciones es muy complicada, aunque el jefe de Perú Compras considera que eso no es cierto; “pues si bien nuestra normativa de contrataciones no es perfecta, es bastante buena”.

“Creemos que el problema de la mala ejecución de recursos se debe a: (i) los órganos de control, lo que provoca en muchos funcionarios públicos el llamado “miedo a firmar”, que hace los procesos de contratación lentos e ineficientes; (ii) la falta de conocimiento de los decisores, pues muchos jefes anteponen objetivos políticos sobre los procedimientos técnicos, y se contrata de manera deficiente; (iii) falta de capacidades en los compradores públicos, entre otros factores, la alta rotación trae un problema, pues el comprador público debe conocer su entidad sus objetivos misionales y entender las necesidades de las compras”, indicó.

¿Y el presupuesto?

Las metas de Perú Compras están definidas y las estrategias también pero aún existe un obstáculo y es el tema presupuestal.

“Como todo en el Estado, lo que se necesita son recursos y dependiendo de si nos dan más o menos recursos podremos cerrar la brecha de la contratación pública en mayor o menor tiempo”, comentó.

En ese sentido, precisó que Perú Compras ya sustentó su pedido de presupuesto para el próximo año y el MEF, al que está adscrito Perú Compras, aceptó aumentarlo.

“Estamos hablando de recibir S/ 15 millones más al año, no es una cifra exagerada. En los dos años que tenemos y que hemos doblado el porcentaje de participación de las compras electrónicas, le hemos costado al Estado S/ 30 millones”, anotó.

Con la ampliación del presupuesto que aprobará el MEF, desde el 2019 se destinarán aproximadamente S/ 30 millones anuales a Perú Compras.

Sin embargo, manifestó que Perú Compras tiene un plan en el que aspira tener un presupuesto de S/ 42 millones anuales, se llegará a subir al 50% de participación de las compras públicas electrónicas en cinco años.

Según el estudio realizado por Perú Compras, cerrar la brecha inicial de la compra pública en el Perú consiste en aumentar de 14 a 70 los catálogos electrónicos de acuerdos marco, de 920 a 2,000 fichas técnicas para subasta inversa, de 64 a 500 fichas homologadas para el Estado, y ejecutar donde sea oportuno.

De esta manera, las compras públicas en Perú podrán pasar de la modalidad tradicional a la electrónica, de 14% a 50%.

DATO:

–              El Estado contrata en promedio, S/ 45,000 millones al año (US$ 15,000 millones) aunque Perú Compras ha focalizado sus herramientas electrónicas a bienes y servicios, donde se contrata S/ 27,000 millones al año (US$ 9,000 millones de dólares).

Fuente Diario Gestión

Translate »