La Contraloría General de la República anunció que creará, en colaboración con universidades e investigadores del país, una metodología estandarizada para calcular el daño de la corrupción a nivel patrimonial y extra patrimonial.

Según el contralor general, Nelson Shack, se estima que, en el presupuesto peruano, son casi S/ 17.000 millones los que se pierden por la corrupción.

Indicó que los efectos devastadores de la corrupción y la inconducta funcional se dan también en la vida social y económica de una nación, afectando la capacidad potencial de crecimiento de su economía.

Además, esta situación también merma la confianza de la población hacia sus autoridades.

“El efecto más pernicioso de la corrupción sobre nuestra nación se da en la esfera política, en esa desconfianza que se ha generado en la ciudadanía en relación a sus autoridades. La gente ya no confía y está cansada”, señaló Shack en la clausura la Conferencia Anual Internacional por la Integridad – CAII 2019.

El evento congregó a expertos nacionales y extranjeros especializados en el uso de las tecnologías de la información para detectar y combatir la corrupción. Algunas de las conclusiones fueron invertir en sistemas de información que ayuden a identificar, medir y detectar los casos de corrupción; poner el foco en el análisis masivo de datos para elevar la capacidad de las entidades de control y detectar riesgos de corrupción o inconducta funcional; así como automatizar los sistemas de gestión documental para ayudar en la prevención de la corrupción.

Fuente El Comercio

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 1 =

Translate »