Cuando uno es funcionario del Estado, se pregunta muchas veces por qué los funcionarios de la Contraloría con poca experiencia y conocimiento sobre la materia auditada terminan haciendo famosos hallazgos,  que luego de ser sustentados, sorprendentemente se convierten en procesos administrativos o, como ahora –con más frecuencia- en denuncias penales. Estos “hallazgos” demuestran celos exagerados del aparato de control, posiciones mediáticas para mostrar que la institución trabaja –lo que sucede en algunos procesos, pero en otros son benevolentes-, ante esto surgen muchas preguntas, pero un solo convencimiento: la Contraloría se está convirtiendo en uno de los principales problemas que contraviene la búsqueda de eficiencia y efectividad de la gestión pública, y, como veremos, castiga el éxito de programas exitosos.

Hace poco, la Contraloría se ha pronunciado sobre los contratos suscritos como parte del Programa de Conservación de Infraestructura Vial Proyecto Perú, cuestionando varios aspectos menores. Por ahora, nos centraremos en el uso de la fórmula polinómica en contratos de servicios, por ser el tema que tiene mayor relevancia en el supuesto “daño” económico que sustentó la denuncia.

Decimos que Contraloría castiga el éxito porque ya han pasado 10 años desde el diseño y lanzamiento del programa, y, sin duda, ha sido el principal soporte del Ministerio de Transportes y Comunicaciones en el desarrollo vial del país. Debemos conocer que el Proyecto Perú ha intervenido en más de 12,000 km de vías, siendo replicada en diversas regiones. Solo para su comparación en  magnitud, la IIRSA Sur, el proceso anterior de mayor alcance, supone la intervención de 1,500 km en nueva infraestructura y 1,000 km en conservación, sumando un total de 2,500 km.

Los contratos inicialmente tenían componentes de conservación (mantenimiento periódico y mantenimiento rutinario), a lo que se sumó ciertas actividades de mejoramiento dentro del ámbito del mismo ámbito (conservación y no obra)El programa ha permitido desarrollar grandes ejes y ha servido como base para los procesos de concesiones de los programas de la Longitudinal de la Sierra. Su impacto ha sido notorio e importante, permitiendo la integración de poblaciones urbanas y rurales a través de ejes de gran longitud, y generando la unión de los principales centros de demanda al interior del país.

Luego de un largo tiempo, Contraloría ha observado contratos de servicios suscritos entre el 2009 y 2010, indicando que existen pagos sin justificación debido a que en estos se utilizaron fórmulas de reajuste (polinómicas) empleadas en contratos de obras. Contraloría señala que se debería utilizar el Índice de Precios al Consumidor (IPC) sustentado en el artículo 49° del anterior Reglamento de la Ley de Contrataciones del Estado donde se señala lo siguiente:

“En los casos de contratos de tracto sucesivo o de ejecución periódica o continuada de bienes o servicios, pactados en moneda nacional, las Bases podrán considerar fórmulas de reajuste de los pagos que corresponden al contratista, conforme a la variación del Índice de Precios al Consumidor que establece el INEI, correspondiente al mes en que debe efectuarse el pago.

Cuando se trate de bienes sujetos a cotización internacional o cuyo precio esté influido por esta, no se aplicará la limitación del Índice de Precios al Consumidor a que se refiere el párrafo precedente.”

Como podrá observar el amable lector, la redacción del segundo párrafo de la norma establece de manera facultativa la aplicación del IPC, por lo que podría utilizarse una fórmula de reajuste de precios alternativa a la polinómica, que resulte más apropiada a los contrato de servicios. Lo que es evidente en el informe es que los auditores de Contraloría no tienen claro que el IPC es también una polinómica, cuyos factores se actualizan de acuerdo a sus pesos por los cambios en los precios de los mismos, tal como ocurre en las polinómicas aplicadas en obras o aquella que se señala en contratos de servicios. La gran diferencia de ambos radica en que el IPC se determina a través de factores de una canasta de consumo, y que también el lector podrá coincidir conmigo en señalar que nada tiene que ver con los factores de costo que se tienen en una obra o en un contrato de mantenimiento o conservación. Si esto fuera así, se tendría que considerar el efecto inflacionario del petróleo, el salario y la operación de las máquinas, sobre la canasta familiar.

Todas las fórmulas polinómicas señaladas –incluido el IPC– establecen la variación de un índice por la variación de los precios –inflación– y son aplicadas en los distintos contratos porque establecen una correcta distribución de riesgos entre el Estado y el Contratista. La inflación de precios, cualesquiera que sean estos, no es responsabilidad de un contratista, ya que responde a la política económica del país y a los efectos externos que afectan los precios de los insumos del servicio, por ello es una responsabilidad del Estado.

Ahora bien, el sostener que, si no se aplicaba el IPC, no podría aplicarse otra fórmula polinómica, implica desconocer la naturaleza de los contratos, ya que, si bien está más que entendido que no se debe establecer pactos contra la norma, en este caso se trata de instrumentos que complementan la misma, en los aspectos que no han sido especificados y, por lo cual, se permite sostener el principio de equilibrio económico. Esto se hizo al elegir una fórmula polinómica apropiada a los contratos de servicios, la cual puede parecerse a la aplicada en una de obra porque implica actividades parecidas, pero permite tener el valor de la conservación ajustada a la prestación del servicio en el tiempo.

Tómese en cuenta que estos contratos de servicios para el desarrollo vial son nuevos, sujeto a ajustes y mejoras; esta debió ser la apreciación de Contraloría: el recomendar qué modificaciones podrían permitir mejoras en la aplicación de contratos de servicios. Por el contrario, con una posición claramente equivocada, Contraloría logra que se denuncie a los funcionarios de Provias Nacional, inhibiendo su trabajo, ya que denuncias de este tipo han paralizado por más de dos años nuevas intervenciones del Proyecto Perú, dejando de beneficiar a las poblaciones del interior del país. Es notorio que si Contraloría tiene una visión mediática del control de estos contratos, será para ellos un caso más donde han logrado denuncias penales, pero que afecta gravemente a la gestión pública, sobre todo, evidenciando la falta de conocimiento técnico y legal para hacer actividades de supervisión y control.

Inversión e Infraestructura – DIRECTOR FRI-ESAN SERGIO BRAVO ORELLANA

Fuente Diario Gestión

4 Respuestas

  1. Juli Balmacedao

    POR FIN UN ESCRITO SOBRE LAS BARBARIDADES QUE SE COMETEN EN NOMBRE DEL CONTROL !!!!!!!!!!!
    La inexperiencia de algunos funcionarios de contraloría permite que ocurran estos casos, pero no es exclusividad de ellos, inclusive algunos con mucha experiencia hacen lo mismo, porque no saben evaluar y menos valorar las iniciativas para resolver los problemas de orden contractual, o los “problemillas” en ejecución de obras, tienen el cerebro cuadriculado y según ellos sólo se debe actuar como ellos piensan. No hacen diferencia entre los que resuelven criteriosamente los problemas y los meten en el mismo saco de los corruptos; aquí hay un tema grande por resolver, porque es de interés nacional, los mejores profesionales del estado se irán por esto y otros jamás ingresarán porque así se los recomendarán.
    Hablando de los que no tienen experiencia, hay algunos que no saben ni lo que es “naturaleza de un contrato”, que se les puede pedir?: PEROS AL OLMO.
    Existen entidades públicas con funcionarios que hacen control y que jamás han “vaciado” concreto para hacer un metro cuadrado de vereda, o jamás han sido residentes, ni inspectores, ni supervisores de obra alguna y suscriben informes después de auditar una ejecución de obra similar a la descrita. Ellos se contentan con presentar “hallazgos” a como de lugar, no sé si los sancionan por no hallarlos, pero si no los encuentran, se los inventan, como en este caso.
    A este paso, dentro de poco, para nadie será atractiva la labor de funcionario en entidades del estado, porque por cualquier hallazgo, podría ir hasta la carta. Los “cucos” de contraloría dicen que un hallazgo es prueba preconstituida, la ley dice que no.
    Conozco, por lo menos a 50 profesionales ingenieros de calidad excepcional, que detestan trabajar para el estado, por estas razones, estoy seguro que hay muchísimos más, y ¡¡¡¡¡¡¡¡¡YO ESTOY DE ACUERDO CON ELLOS !!!!!!!!!!!!

  2. James Flores Acuna

    La ley es igual para todos, la formula polinomica es para obras.

  3. JAVIER ORTIZ RODRIGUEZ

    Interesante artículo. A los funcionarios de la Contraloría deben de capacitarlos en el tema de “Gestión por mresultados”, no pueden seguir emitiendo informes que lo único que hacen, como dice el artículo, es paralizar la gestión pública con el consiguiente retraso que esto trae para el país.

    • Estramodoyro Leguizamon Rafael

      De acuerdo Juli, paralizan el estado y hacen daño a profesionales criteriosos y honestos, metiéndolos en el mismo grupo de los corruptos. Este caso es una clara evidencia de una solución criteriosa, pero esa solución no está escrita en la cuadrícula del que hizo el hallazgo y por eso llegan hasta juicios penales. Que riesgo por Dios. Entonces, hay que pensar más de una vez la aceptación de un cargo de funcionario público.