A través de un comunicado público, la constructora Graña y Montero (GyM) indicó que afrontará la denuncia penal que presentó en su contra la Procuraduría Ad Hoc Anticorrupción y que colaborará con las investigaciones que realice el Ministerio Público sobre la licitación de la vía Interoceánica Sur (IIRSA Sur).

Asimismo, señaló que la denuncia de la procuraduría no cambia su situación legal, pues será el Ministerio Público el que deba realizar las investigaciones respectivas.

La denuncia fue presentada el 10 de marzo último ante la coordinación de las fiscalías supraprovinciales anticorrupción, que todavía no la deriva al fiscal Hamilton Castro, a cargo del caso.

Por su parte, la constructora ICCGSA –Ingenieros Civiles y Contratistas Generales SA–, comprendida en la acción legal de la procuraduría, dijo que igualmente colaborará con las investigaciones; sin embargo, aclaró que la referida denuncia, conforme a la legislación aplicable, debe ser evaluada por la fiscalía correspondiente.

“Esa instancia determinará si procede o no el inicio de una investigación preliminar”, indicó en un comunicado

Fuente La República