El actual gobernador regional del Callao, Walter Mori Ramírez, tendrá que dejar el cargo. El Tribunal Superior de Responsabilidades Administrativas de la Contraloría General de la República le impuso hoy cuatro años de inhabilitación para desempeñar funciones públicas, tras ser hallado responsable en un caso de corrupción que significó un perjuicio de seis millones de soles para el Estado, ocurrido entre el 2011 y 2012.

Mori Ramírez se desempeñaba entonces como presidente del Comité de Administración del Fondo Educativo del Callao (Cafed). Se le atribuye haber organizado un falso proceso de capacitación para docentes que, en realidad, nunca se realizó.

La misma sanción administrativa también fue impuesta a otros tres ex funcionarios del Gobierno Regional del Callao. Se trata de Delfina Nelly Barboza Castillo de Briceño, Manuel Alberto Mori Paredes y Víctor Manuel Portilla Flores.

Todos ellos integraron el Consejo Directivo del Cafed cuando se impulsó el falso proceso de capacitación, según concluyó la Contraloría.

Se supo que hay otros nueve ex funcionarios que también estuvieron involucrados en el mismo caso. Para evitar correr la misma suerte, este grupo ha recurrido al Poder Judicial a través de un Habeas Corpus presentado ante el Juzgado de Paz Letrado de Los Órganos, Piura.

Cabe indicar que el gobernador regional del Callao asumió interinamente el cargo recientemente, tras la detención del titular, Félix Moreno, investigado por presuntos actos de corrupción.

Fuente La República