Entrevista. El ejecutivo señala que se empiezan a superar las trabas a los proyectos de inversión y prevé que la economía peruana tomaría un significativo avance durante el cuarto trimestre de este año, por lo cual es probable que la entidad revise al alza su proyección de expansión de la actividad productiva del 2018.

¿El mensaje a la Nación del presidente Pedro Pablo Kuczynski refuerza la confianza empresarial?

–El enfoque del Mandatario respecto a la aceleración de los proyectos de infraestructura fue importante. Pero el que se reconozca que hubo trabas inesperadas más allá de los contratiempos a causa de El Niño Costero y los casos de corrupción de Lava Jato y Odebrecht es algo que apoya la confianza.

El reconocer donde están los retos más importantes le brinda mucha credibilidad porque ahora el Gobierno entiende la naturaleza de las trabas.

–¿Se refiere a los proyectos de ley presentados por el Jefe del Estado?

–Sí. Se busca enfrentar esa situación con uno de los cinco proyectos de ley que envió al Congreso para reducir los tiempos vinculados a los procesos de obtención de predios.

Por otro lado, hizo referencia a la necesidad de diálogo con el Parlamento, lo cual es positivo. Se tienen dos fuerzas políticas, una en el Gobierno y otra en el Congreso, que ideológicamente deberían coincidir mucho en cuanto a su visión y políticas económicas.

Si se logran consensos, el efecto sobre la reactivación económica sería significativo para reencender los motores del crecimiento.

–¿La economía peruana tomará impulso tras las medidas anunciadas?

–Se empiezan a superar muchas trabas y se están logrando las condiciones políticas necesarias para que hacia finales de este año veamos un impulso importante a la actividad económica.

Creo que la inversión pública es el factor clave para superar el bache de bajo crecimiento y, una vez que se reactive, el sector privado se sentirá más confiado para inyectar más capitales.

La economía llegó a un nivel de desarrollo donde la inversión privada se hace muy sensible a las condiciones políticas y a muchas otras variables como el buen funcionamiento del gasto público, que antes no eran tan esenciales para incentivar al sector empresarial.

–¿Cuáles son sus proyecciones de crecimiento actualizadas?

– El Moody’s mantiene su proyección de crecimiento de la economía peruana en 3.9% para el próximo año. Pero si se logran consensos políticos y se empieza a ejecutar más proyectos de inversión pública en lo que resta del 2017, es muy probable que revisemos nuestro cálculo al alza para el próximo año.

Asimismo, los fundamentos y las condiciones para una mayor expansión del producto bruto interno (PBI) están dados, solo falta traducir la confianza del sector privado en inversión real.

Calificación crediticia

Reusche señaló que la agencia de rating se encuentra en plena revisión de la calificación y perspectiva del Perú, que actualmente se ubica en grado de inversión (A3) con perspectiva ‘estable’.

“Esperamos que el proceso termine a finales de agosto”, afirmó.

Asimismo, aseguró que “es extremadamente improbable que se cambie la calificación” y lo que se evalúa en este momento es la perspectiva, si se debe mantener en ‘estable’ o pasarla a ‘negativa’.

Enfatizó que la clave es el déficit fiscal, se observará si continúa aumentando por el tema de la reconstrucción tras El Niño Costero o si hay perspectivas de reducirlo.

“Las cuentas fiscales siguen saludables, eso gracias a los ahorros fiscales que se fueron generando desde hace varios años, pero los golpes que sufrió la economía pasaron la factura al país y eso se evidencia en los ingresos fiscales, los que al reducirse dificultan el panorama de las finanzas públicas”, dijo.

El vicepresidente del Grupo Moody’s Investors Service aseguró que esa situación se contrasta con el alto nivel de credibilidad fiscal que tiene el Estado peruano por su larga trayectoria de prudencia y buen manejo fiscal.

Fuente El Peruano