Dentro del sector empresarial apenas uno de cada cinco dueños y gerentes de empresas considera que un elemento fundamental para valorar una empresa es “ser honesto/pagar impuestos”. Cuatro de cada cinco empresarios, el 80 por ciento, no creen que la honestidad sea algo primordial para que su empresa sea valorada.  Los empresarios consideran mucho más importante que la empresa sea rentable y tenga solidez financiera; al menos, eso es lo que respondieron a una encuesta de Ipsos del año pasado.

Para Alfredo Torres, quien dirige en el Perú esta empresa encuestadora, sin embargo, no hay ninguna contradicción entre este esquema político-económico que pone por delante las ganancias sin importar la honestidad, y la tremenda crisis de corrupción y falta de institucionalidad que vive el país. Por el contrario, en reciente artículo ha indicado que “El Perú ha vivido varias batallas en paralelo. Para mencionar solo dos: la batalla económica que enfrentaba a la defensa del modelo liberal contra el populismo y la batalla institucional que enfrentaba a la defensa del modelo republicano contra la corrupción”. Según Torres, aunque los empresarios también han luchado contra la corrupción y “no ayuda criticar a quienes han hecho un valioso trabajo en defensa del modelo”.

Resulta bastante sesgada la mirada de Alfredo Torres a la luz del caso LavaJato, de las decenas de millones de dólares repartidas a presidentes y ministros por las empresas constructoras incluyendo tanto las brasileñas como sus socias peruanas, del apoyo de Odebrecht a la “señora K”, del “club de la construcción” para repartirse obras con coimas y asegurarse que los arbitrajes les entregan varios millones más. Solo con estos datos es suficiente como para poder decir con total firmeza que la gran empresa privada y la Confiep no han apoyado a la lucha contra la corrupción sino todo lo contrario. Un folletito publicado por Apoyo sobre reforma judicial y unos foros de Cade discutiendo genéricamente la institucionalidad, que son los hechos recordados por Torres, no cambian para nada esta realidad.

Más llama la atención, sin embargo, que Alfredo Torre ni siquiera recuerde la encuesta que hizo la propia empresa que él dirige. Fue Ipsos quien preguntó a los empresarios cuales eran los tres factores más importantes para valorar una empresa y quien reportó que para el 80% de los empresarios, es decir cuatro de cada cinco, la honestidad no figuraba en la lista. ¿Eso no es relevante? ¿No queda clarísimo cuales son las prioridades de los grandes “hombres de empresa” peruanos? ¿Tanto importa defender el modelo neoliberal como para esconder los datos de la encuesta que él mismo dirigió?

 Fuente Wayka

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × 2 =

Translate »