El 12 de julio de 2012 se consumó otro acto de corrupción en la gestión del expresidente regional Jorge Acurio. Ese día el Gobierno Regional del Cusco (GRC), a través la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), adjudicó la buena pro del proyecto hospital Antonio Lorena al consorcio Salud Lorena, conformado por OAS, Dextre Morimoto y Motlima.

Aquella vez, Acurio y sus cómplices celebraron. Habían concretado, con UNOPS, la adjudicación del proyecto a cambio de una coima de 8% del costo de la obra: S/ 197 millones 580 mil 499.66. Esa es la versión del colaborador eficaz 101-2019 a los fiscales peruanos que lo interrogaron en Brasil en marzo de 2019.

El contrato se firmó 12 días después (24 de julio de 2012). Todo estuvo preparado para favorecer a OAS, que tenía el 99% de las acciones en el consorcio. Después, todo acto administrativo también fue hecho a su favor.

Hay varios documentos que muestran cómo se tramó este episodio de corrupción. Actualmente, Acurio cumple prisión preventiva por haber recibido una coima de US$ 1.25 millones de Odebrecht por la concesión de la avenida Evitamiento, otra obra millonaria y mal hecha.

En este episodio hay rostros conocidos. Gustavo Salazar era, según el testigo, operador de Acurio y quien hizo contratos ficticios para recibir transferencias de la coima. Casi el mismo papel que jugó, según colaboradores de Odebrecht, en los sobornos por la Av. Evitamiento. A ellos se suman Aldo Belaúnde, el nexo con UNOPS, y Víctor Mayorga, exasesor político y abogado en aquellos años de Acurio.

Según los cálculos del GRC, el hospital solo registra un avance de 42.43%, que equivale a S/ 89 460 503.26. No obstante, le pagaron a OAS S/ 180 187 334.46. La comisión Lava Jato concluyó que se le pagó un exceso de S/ 90 726 831.20. Añade que el perjuicio al Estado asciende a S/ 231 226 553.64, que se aproxima al presupuesto que falta para culminar la obra. Todo un desfalco.

Auditoría

¿Cómo favorecieron a OAS? La Contraloría hizo una auditoría de cumplimiento al proyecto. Revisó todo lo que se hizo entre el 2011 y 2016. El informe se entregó el año pasado, pero pocos se fijaron en los hallazgos.

El GRC había empezado el concurso público para la elaboración del expediente técnico a nivel de ejecución y equipamiento del Antonio Lorena. Ese proceso, sin embargo, fue cancelado por “desaparición de la necesidad de contratar el servicio”. Esta decisión no fue fundamentada. Solo se justificó con el acuerdo para encargar la selección del servicio a UNOPS.

“No se enmarca dentro de la causal de ‘desaparición de la necesidad del servicio’ establecida en la Ley de Contrataciones del Estado”, dice Contraloría.

Según la Comisión Lava Jato del Congreso, el convenio con UNOPS se había suscrito irregularmente en 2011, sin autorización del Consejo Regional. Subsanaron esa falta con un acuerdo de Consejo ya en 2012.

Además, según la Contraloría, el memorando de acuerdo suscrito entre la Región y UNOPS sufrió modificaciones sustanciales, como la supresión de que el GRC podía hacer observaciones en caso de faltas graves durante la evaluación de las propuestas encargadas a UNOPS. Se cambiaron los plazos de la convocatoria y se delegó a UNOPS la tarea de efectuar la preparación del borrador de los Términos de Referencia (TdR), cuando era de responsabilidad del GRC. Se generó un gasto innecesario de S/ 312 549.64, el pago a la entidad.

El entonces gerente general, Roberto Zegarra Alfaro (ya fallecido), indicó en el informe N.° 277 del 17 de noviembre de 2011 que “resulta conveniente (…) la ejecución del proyecto… por encargo al organismo internacional y resulta este beneficioso en el tema de garantía de transparencia y calidad en el proceso de selección…”.

Transparencia y calidad ausentes, aunque UNOPS señale que “realizó el proceso de la licitación según normas éticas, de transparencia y competencia, sin permitir ningún tipo de tratamiento preferencial”.

Expediente técnico

OAS debía hacer el expediente y la obra. Los TdR consignados por UNOPS señalan que la elaboración del expediente se efectuará en dos fases, considerando 3 entregables, con intervalos de 60, 90 y 60 días. El contrató empezó a correr el 11 de agosto de 2012. Durante el trabajo hicieron trabajos no autorizados como la demolición del Servicio de Hemodiálisis, pese a que en las bases se dijo que no se debía hacer.

También demolieron el pabellón del Servicio de Maternidad, cuando solo la debían optimizar por ser área nueva. Según Contraloría, solo las deficiencias en la elaboración del expediente generaron un pago de  un millón 792  mil y un pago indebido de  dos millones  537 mil  829.

El expediente del Lorena consideraba 28 bloques agrupados en 7 sectores, con 4 pisos. Un informe del 2015 hecho por consejeros regionales concluye que hubo una supuesta colusión entre la Región y UNOPS para favorecer a uno de los postores en el proceso de licitación.

OAS ganó el proceso con una propuesta económica de S/ 197 millones 580 mil 499.66. Dejó en el camino a dos consorcios que ofrecieron S/ 206 millones y  198 millones respectivamente.

El presidente de la comisión del Consejo Regional, Víctor Vargas, refiere que lo extraño es que el expediente sufrió una modificación y el precio se elevó en 13 millones 242 mil 148.24. Es decir, el nuevo costo del proyecto se incrementó a  210 millones 822 mil superior a las propuestas de los postores perdedores.

La Contraloría precisa que ese incremento en ocurrió en la elaboración del expediente por supuesta ampliación de metas del Programa Médico Arquitectónico.

La empresa OAS propuso el menor precio para ganar, pero cuando hacía el expediente elevó el precio para beneficiarse. Desde el GRC no hubo objeciones, solo luz verde. El 15 de abril de 2013 se aprobó el expediente por un  monto y 15 días lo incrementaron a 6.70%.

Ejecución de obra

Durante la construcción de la obra no se cumplieron las dimensiones establecidas en los planos. Se hicieron modificaciones y no se consideró ductos de ventilación. “(Los funcionarios) aprobaron las valorizaciones”, dice Contraloría.

En tanto, en las gestiones de Acurio y René Concha, aprobaron tres adendas que elevaron el costo del hospital y facilitaron pagos.

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × 3 =

Translate »