“Hay cien puestos de confianza que son los primeros que vamos a evaluar”, anunció esta noche el Contralor General de la República, Nelson Shack, un día después de haber juramentado al cargo.

Entre éstos funcionarios de alto nivel se encuentra el vicecontralor Antonio Yupanqui y otros sobre quienes penden sindicaciones de corrupción.

Shack está convencido de todo el sistema de control, que incluye a la Contraloría General de la República, atraviesa por una fuerte crisis de eficiencia y e inconducta funcional (corrupción).

“Este sistema de control no detecta los grandes casos de corrupción”, sentenció en canal N.

Otra de las debilidades del actual sistema, dijo, es el tema de la sanción, es decir, existen diversos mecanismos débiles que no son eficaces para frenar la inmoralidad de algunos funcionarios del sistema de control.

“Lo que queremos es iniciar todo un proceso de modernización estructural en todo el sistema de control del Estado, empezando por la Contraloría”, dijo.

A la fecha, están contratadas 3,200 personas en la Contraloría, de las cuales 250 son del régimen CAS y 150 son locadores, entre otros.

El caso del excontralor Edgar Alarcón evidenció que la Contraloría está atravesando uno  de sus períodos de peor crisis institucional “como producto de la penetración que ha habido de la inconducta funcional, la corrupción”, comentó.

Fuente Diario Correo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × 1 =

Translate »