banner

El Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), a través de su Procuraduría Pública, con el apoyo del equipo técnico de Provías Nacional, logró que el fuero arbitral declare al Contratista Consorcio Cosapi Johesa responsable de las fallas encontradas en el contrato de ejecución de la rehabilitación y mejoramiento de la carretera Cajamarca–Celendín–Balsas, Tramo km 52.

Debido a la estrategia legal planteada durante el proceso arbitral y teniendo en cuenta que el Estado peruano tiene la calidad de demandante, la pericia técnica ofrecida como medio probatorio tuvo un rol gravitante. Por ello, el colegiado ordenó al contratista que pague a favor del Provías Nacional 7 millones 568,892.64 soles.

Cosapi Johesa, como parte del Contrato de Ejecución de Obra N° 070-2011-MTC/20, inició una serie de arbitrajes contra el MTC, fundamentando sus pretensiones en argumentos recurrentes, tales como el reconocimiento de mayores costos y/o daños derivados de los recursos improductivos y conceptos de trabajos ejecutados incluidos como valorización en la liquidación. Todos ellos fueron, en su momento, declarados infundados por los tribunales arbitrales.

El procurador público del MTC, David Ortiz, señala que este laudo genera un “precedente importante en la estrategia de defensa del Estado”, debido a que se determina la responsabilidad de los contratistas por las fallas y vicios ocultos en la ejecución de las obras durante el proceso constructivo.

Asimismo, manifestó que utilizando los mecanismos legales correspondientes se esperan otros laudos similares que otorgarán la razón al Estado, consolidándose así una defensa jurídica de los intereses del sector.

Fuente El Peruano

Translate »