Unos 177,000 habitantes se favorecerán con la firma del contrato para la ejecución de la obra “Programa de medidas de rápido impacto II” de la EPS Semapach, dinamizado por el Organismo Técnico de la Administración de los Servicios de Saneamiento (Otass) en su primer componente de sectorización para el mejoramiento del Sistema de Agua Potable de los distritos de Pueblo Nuevo, Chincha Alta y Sunampe.

“El contrato que se suscribe hoy es una evidencia de los frutos que rinde la iniciativa de destrabar obras, dinamizar la gestión y ejecutar proyectos que viene implementando el Otass en Semapach y en otras EPS, en favor de más familias que contarán con más horas del vital recurso, sobre todo, en este tiempo de pandemia”, sostuvo el director ejecutivo Hugo Ortega Polar.

Destacó que la empresa logró, con el respaldo del Otass, a través de la asesoría técnica, legal y administrativa, la elaboración y aprobación de su expediente técnico, así como en el proceso de licitación y la firma del contrato para la ejecución de la obra en el menor tiempo posible.

El proyecto cuenta con una inversión total de más de 66 millones de soles y tiene tres componentes. Se ejecuta tras la suscripción de diversos convenios, acuerdos y contratos entre los gobiernos peruano y alemán, que han asegurado su financiamiento con un préstamo de 12 millones de soles otorgado por el Banco Frankfurt am Main, KFW y los restantes 54 millones por el Estado, a través del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) mediante el Programa Nacional de Saneamiento Urbano (PNSU).

Más de 8 horas continuas de servicio

El primero de los componentes, que cuenta con una inversión de 51 millones de soles, es el de sectorización y consiste en la construcción de tres (3) reservorios, una Cisterna 560 m3, líneas de impulsión, el tendido de 100 km de tuberías y la automatización mediante sistema SCADA.

El objetivo principal de este componente es ordenar y mejorar la distribución del agua potable, controlar la producción del recurso y el consumo que realiza la población, a fin de optimizar el servicio con más horas de agua, más continuidad y mejor presión.

Los expertos de la EPS afirmaron que el incremento en las horas de servicio será de aproximadamente ocho horas, sobre todo en las zonas denominadas críticas, que pasarán de haber tenido de una a dos horas de agua potable a contar con ocho horas del recurso.

Participaron en la firma del contrato David Ohlig, gerente de proyectos de KFW; Raúl Valcárcel, CES Consulting Salzgiter GMBH representante legal; Héctor Barreda, presidente del CDT de Otass, Román Cevallos y Gilmar Lizana, miembros del CDT de Otass y Washington Alosilla, gerente general de EPS Semapach.

Fuente Andina

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete − 4 =

Translate »