El ejemplo de las constructoras brasileñas Odebrecht y OAS de colaborar con las investigaciones de la Fiscalía empieza a tener seguidores en el Perú. Graña y Montero y otras tres constructoras nacionales se han acogido al proceso de colaboración eficaz. También lo han hechos sus exejecutivos, según fuentes judiciales.

Graña y Montero lo ha hecho de forma corporativa, aunque es probable que sus exdirectivos José Graña Miró-Quesada, Hernando Graña Acuña y Mario Alvarado, ya procesados en el Lava Jato peruano, también hayan iniciado procesos de colaboración individuales.

En tanto, Ingenieros Civiles y Contratistas Generales, ICCGSA lo ha hecho a través de su principal accionista José Castillo Dibós. Hace una semana, el fiscal Germán Juárez Atoche retiró un pedido de prisión preventiva contra Castillo, que ya había presentado ante los juzgados anticorrupción.

Minutos antes de que el juez iniciara la audiencia por el caso del Club de la Construcción para decidir la prisión preventiva del dueño de ICCGSA, Juárez anunció que desistían del pedido. No se dio mayor información de la fiscalía, pero en medios judiciales quedó claro que Castillo había empezado a hablar para evitar su detención.

Otras dos empresas peruanas también habrían empezado a colaborar con el trabajo del equipo especial. Las fuentes mencionan a Cosapi como otra de las constructoras que está colaborando con las autoridades, pero esto no pudo ser confirmado.

El coordinador del equipo especial, Rafael Vela, indicó que el proceso de colaboración eficaz es reservado y no podía realizar ningún comentario. No confirmó ni desmintió nada.

De acuerdo con las fuentes consultadas por La República, G y M y Castillo Dibós han ofrecido complementar la información entregada por Odebrecht, de la que fueron consorcios, sobre los sobornos pagados por los contratos de la Interoceánica Sur y el Metro de Lima.

Esto es algo en lo que inicialmente habían negado tener participación. Pero, luego de la firma del convenio de colaboración entre Odebrecht y la Fiscalía, han entendido que nada ganan con seguir negándolo.

Las constructoras y sus directivos revelarán cómo funcionaba el ‘Club de la Construcción’. Además, entregarán documentación.

La nueva información que proporcionarían estaría relacionada con obras realizadas con gobiernos regionales, en los que también se habrían pagado millonarios sobornos.

Además, revelarán todos los detalles de los negociados del ‘Club’ en los contratos con el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) y Provías Nacional. Entregarán las pruebas de los pagos realizados a los promotores del ‘Club’ y a los funcionarios comprometidos con los sobornos.

La colaboración de las constructoras peruanas dará un nuevo impulso a las investigaciones del Ministerio Público para develar la corrupción que afectó a las principales obras públicas realizadas en las últimas décadas.

El dato

– Elementos. El fiscal Germán Juárez tendría evidencia de sobornos en 18 obras en las que participó el ‘Club de la Construcción’, entre el 2011 y el 2014. Se trata en su mayoría de obras de rehabilitación y mejoramiento de carreteras.

Barata también habló sobre el ‘Club’

– Jorge Barata, exrepresentante de Odebrecht en el Perú, confirmó la existencia del ‘Club de la Construcción’ y que la empresa a la que servía era miembro de este grupo de empresas nacionales que pagaron sobornos para adjudicarse proyectos.

– En abril pasado, ante fiscales peruanos, Barata manifestó que el ‘Club de la Construcción’ existió desde el 2001, y que estaba conformado por Graña y Montero, Obrainsa, Cosapi, ICCGSA, que se asociaron para adjudicarse obras que licitaban con Provías Nacional, del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

Fuente La República

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × tres =

Translate »