banner

La obra del represamiento de la laguna Ñuñunga debería de haber sido una de las inversiones que solucionen el problema de la sequía que afrontó la región durante los últimos meses del año pasado, sin embargo, no fue así.

A través de un informe de control, La Contraloría dio a conocer que encontraron varias situaciones adversas en la obra denominada “Represamiento de la laguna Ñuñunga y sistema de riego Maravillapampa – Colcabamba, ello en el distrito de Chupamarca.

Advierten que pagaron las valorizaciones de agosto del 2022 pese a que existen partidas no ejecutadas, de la misma manera, en setiembre del mismo año no hubo partidas ejecutadas, esto genera el riesgo de que el contratista siga recibiendo pagos que no le corresponden.

Asimismo, advierten que la ejecución de algunas partidas sin cumplir las condiciones establecidas en los planos del expediente técnico.

Por si fuera poco, también encontraron fisuras en el concreto, lo que advierte que habrá una afectación en la vida útil y la calidad de la esperada estructura de ingeniería.

De la misma manera, el personal clave que ofreció la empresa incumple con su permanencia en la obra, situación que podría generar deficiencias en la ejecución de partidas, un inadecuado control técnico y el pago por profesionales que no vienen participando durante la ejecución de la obra.

Tampoco encontraron el cuaderno de obra en las instalaciones de la misma, situación que limita el registro oportuno de ocurrencias durante su ejecución.

Esta obra comenzó en junio del 2022, para la cual asignaron un presupuesto superior a los 3 millones de soles, los cuales deberían ser ejecutados en 180 días calendario

Finalmente, cabe detallar que, hasta diciembre del 2022, la Municipalidad Distrital de Chupamarca no informó sobre la subsanación de los riesgos advertidos.

Fuente Diario Correo

Translate »