Indecopi apunta a reducir las conductas anticompetitivas en las licitaciones públicas. El martes 19 presentó, junto con el Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (OSCE) y la Central de Compras Públicas, presentó la “Guía para combatir la concertación en las contrataciones públicas”. El siguiente paso es digitalizar todo el proceso de compras públicas. “La apertura de sobres debería ser electrónica”, comentó Jesús Espinoza, el secretario técnico de la Comisión de Libre Competencia de Indecopi.

La guía busca fomentar la competencia y generar mayor eficiencia en el gasto público. El documento está dirigido a los funcionarios encargados de las contrataciones públicas para que puedan identificar casos de conductas colusorias a través de indicios. Se recogió opiniones del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y ProInversión. “Es una guía para el sector público pero también el sector privado debe tener en cuenta lo que puede y debe hacer cuando postula a un concurso público”, señaló el presidente de Indecopi, Ivo Gagliuffi. Una vez se identifiquen prácticas colusorias se habilitará un canal de comunicación en Indecopi. “La comunicación debe ser eficiente, eficaz y oportuna”, agregó.

Los sobreprecios que surgirían de prácticas anticompetitivas estarían en alrededor del 34.6% del total de licitaciones, según publicaciones de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). Sofía Prudencio, presidenta ejecutiva del OSCE, señaló que con esta herramienta será más fácil identificar este tipo de conductas y que luego las autoridades puedan intervenir. “Es indispensable fomentar la mayor participación de postores, por ello, esta herramienta es de extrema utilidad y se complementa con los marcos normativos de contratación pública”, dijo.

Indicios de conductas anticompetitivas

“Las entidades públicas normalmente no son las que persiguen estos carteles y no tenían las señales para hacerlo. Al publicar la guía, Indecopi, a través de ejemplos prácticos, le dice a las entidades a qué elementos se les debe prestar atención”, comentó Andrés Calderón, abogado y profesor de la Universidad del Pacífico.

Entre los posibles indicios a identificar están la presentación de ofertas económicas con un patrón definido, adjudicaciones que siguen un mismo patrón geográfico, reducciones inusuales en los precios ofertados, entre otros. Asimismo, después de la adjudicación de la buena pro, reuniones sospechosas entre competidores podrían ser otras señales de acuerdos colusorios.

De acuerdo a Calderón, otros países ya han implementado guías para prevenir la concertación, entre ellos Chile, Colombia, México y España, y de acuerdo a dicha experiencia ésta ha ayudado a prevenir prácticas anticompetitivas. “Si los gremios no se preocupaban por cómo actuaban los responsables de compras públicas, tienen que estar prevenidos porque ahora se podrá detectar, mediante una herramienta adicional, cuándo hay posibles carteles”, agregó.

Herramienta para la lucha contra la corrupción

De acuerdo a Fernando Masumura, jefe de Perú Compras, uno de los factores importantes que hace que los riesgos de corrupción se incrementen es que hayan pocos proveedores en el Estado. “Mientras más competencia existe menos corrupción va a haber, y ése es uno de los efectos más importantes de esta guía”, precisó.

Según el OSCE, las compras públicas representan alrededor del 11.7% del PBI. Asimismo, las multas impuestas por Indecopi por casos de licitaciones colusorias ascienden a S/28,436 millones. “Existe una relación entre la competencia y el ahorro. Si hay mayor competencia en los procedimientos de selección se lograrán ahorros importantes”, comentó Masumura.

Fuente Semana Económica

Translate »