Banner

Tras evaluaciones llevada a cabo por la Dirección General de Seguimiento y Evaluación del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis) se concluyó que es conveniente la continuidad de los programas sociales Qali Warma y Cuna Más, al ser el servicio alimentario -precisó- un factor relevante para el rendimiento de más de cuatro millones de escolares.

A lo que se suma, el haber logrado impactos positivos en el desarrollo infantil temprano en zonas vulnerables. Ambas evaluaciones, anotó el Midis, generan evidencia que respalda el diseño, la implementación y sustenta la continuidad de los programas, garantizando la calidad de sus servicios.

Estas evaluaciones se dieron en el marco del “Procedimiento de evaluación de continuidad de organismos públicos ejecutores, programas y proyectos especiales del Poder Ejecutivo”, aprobado por la PCM en el 2021.

El Midis es uno de los primeros ministerios en implementar esta metodología de la PCM, que busca promover la eficiencia, eficacia y un mejor uso del gasto público, garantizando que las decisiones de continuidad de las entidades públicas se adopten en respuesta a resultados de evaluación basados en evidencia y promoviendo una cultura de evaluación permanente en el sector público.

La metodología evalúa el desempeño y la situación de los programas en ocho dimensiones: justificación y vigencia, adecuación, recursos, procesos, producto, seguimiento y evaluación, efectos e impactos, y sostenibilidad.

Para la evaluación de continuidad de Qali Warma, se contó con el apoyo del Programa Mundial de Alimentos (WFP) y se desarrolló con un equipo evaluador externo de la Escuela de Gestión Pública de la Universidad del Pacífico.

El programa Qali Warma obtuvo un cumplimiento ponderado de 90.5%, siendo las dimensiones con mejor calificación: justificación y vigencia, y efectos e impactos, ambas con 100%.

El equipo evaluador externo concluyó que es conveniente la continuidad del programa Qali Warma al atender una problemática relevante: una inadecuada ingesta de alimentos puede tener consecuencias negativas en los estudiantes y su rendimiento educativo.

También recomienda realizar ajustes en el diseño que permitan mejorar resultados nutricionales en estudiantes, sobre todo de zonas pobres y pobres extremas; y que el programa pueda contar con un análisis que contribuya a la sostenibilidad de su intervención.

Sobre la evaluación de continuidad de Cuna Más, se contó con el apoyo de la Fundación Bernard van Leer y se desarrolló con un equipo evaluador externo de Apoyo Consultoría. El programa obtuvo un cumplimiento ponderado de 94.8%, siendo las dimensiones mejor calificadas: efectos e impactos en la población infantil y sostenibilidad, con un 100%.

El equipo evaluador externo concluyó que es conveniente la continuidad del programa al atender una problemática relevante: brecha en el desarrollo infantil temprano en zonas vulnerables del Perú.

También se señalan aspectos que presentan un desafío para el programa como la entrega oportuna de los servicios en zonas rurales con alta dispersión geográfica o poco acceso a internet, la alta rotación de los actores comunales, la toma de decisiones centralizada y la falta de actualización de los costos unitarios que genera que no se cuente con recursos suficientes para la provisión de los servicios.

Fuente Diario Gestión

Translate »