La investigación de una comisión del Congreso encontró responsabilidad funcional, administrativa, civil y delictiva en Martín Vizcarra cuando ejerció como presidente del Proyecto Especial Regional Pasto Grande de Moquegua, a finales del primer gobierno de Alan García (1985-1990).

Según ‘Panorama’, así quedó consignado en el informe final del grupo de trabajo del Parlamento que investigaba los presuntos actos de corrupción cometidos en el régimen del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000).

“Hay una evidente responsabilidad funcional, administrativa, civil y la comisión del delito de malversación de fondos en que ha incurrido el ingeniero Martín Vizcarra Cornejo, además de haber incurrido en contradicciones (falsedad genérica) entre lo expuesto en la comisión y la documentación recibida”, señaló el documento.

“Hay suficientes indicios razonables que determinan una responsabilidad funcional, administrativa, civil y delictiva de manera compartida en la que han incurrido los directores del Proyecto Especial Pasto Grande”, agregaban las conclusiones finales del informe.

En 2002 y 2003 Vizcarra tuvo que comparecer por primera vez por su labor como joven funcionario del gobierno aprista y fujimorista por la licitación de una obra cuando estuvo a cargo de la Dirección Ejecutiva del proyecto Pasto Grande.

Vizcarra declaró ante la comisión investigadora el 28 de junio de 2003. Diez días antes lo hizo Fernando Fuchs Valdez, ex asesor del proyecto, quien aseguró que el mandatario armó una licitación donde en la práctica ganó JJ Camet, la empresa del exministro fujimorista Juan José Camet.

Detalló que Martín Vizcarra llegó al proyecto aprista en 1988, cuando tenía 25 años, gracias a su padre, César Vizcarra, quien era secretario general del Partido Aprista en Moquegua y prefecto del departamento, y con quien sostuvo una polémica por el tema de Pasto Grande.

En 1988 el mandatario llegó a estar encargado de la Dirección de Obras del proyecto y antes fue el encargado de revisar los estudios de factibilidad. El conflicto con el padre de Vizcarra surgió –según Fuchs- porque se negaron a hacer una licitación debido a que faltaban estudios previos de ingeniería y consideraban insuficiente el realizado por el consorcio Asesores Técnicos Asociados (ATA), del exministro de Agricultura José Manuel Hernández.

“No existía nada, existía un perfil de factibilidad de ATA. Ese no es estudio, ese es un perfil. Entonces ya comienzan mis broncas con César Vizcarra Vargas, padre de Martín Vizcarra. Me lleva una vez ante un plano y me dice: ‘este es el proyecto especial Pasto Grande, que se te grabe bien’. Luego agarra a Cabrera [director ejecutivo del proyecto] y le dice: ‘los estudios ambientales son cojudeces. Este es el sueño de muchos años. Justicia para Moquegua”, señaló Fuchs en su declaración ante la comisión del Congreso.

Fuchs también indicó que hubo un altercado entre César Vizcarra y Armando Villanueva porque el padre del mandatario había nombrado como padrino del proyecto al exministro del Interior Agustín Mantilla.

Pese a ello, en 1989 Martín Vizcarra Cornejo fue nombrado director ejecutivo del proyecto Pasto Grande. Ese mismo año se hizo la licitación del Túnel Jachacuesta, donde posteriormente se detectaron las mayores irregularidades del proyecto, pues fue licitado por U$S17 millones sin estudios hidrobiológicos.

Al final la obra terminó costando U$S64 millones. Incluso se hicieron 19 ampliaciones del presupuesto y 450 días de ampliación del plazo de obra. La ganadora de la propuesta había sido la empresa del exministro Juan José Camet, JJ Camet.

Estos hechos nunca fueron investigados por el Ministerio Público. Sin embargo, 13 años después, a solo un mes de asumir como vicepresidente, el 17 de junio del 2016 un fiscal de Moquegua abrió investigación preliminar contra Martín Vizcarra por la construcción del Túnel Jachacuesta.

Cabe indicar que el pasado 16 de octubre el Consejero regional de Moquegua, Luis Miguel Caya, afirmó que a inicios del 2019 el presidente Martín Vizcarra destinó cerca de S/ 22 millones para el proyecto especial Pasto Grande, de los cuales S/ 10 millones 400 mil fueron destinados para pagar los laudos arbitrales de Obrainsa.

Precisó que este hecho debe de investigarse puesto que ese presupuesto que no fue requerido por la gestión anterior y que dicha transferencia se realizó cuando Vizcarra ya era presidente de la República.

Fuente Diario Gestión

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × 1 =

Translate »