Actuar de buena fe, al menos en las licitaciones públicas que ha lanzado el Gobierno Regional de La Libertad, es algo que debe quedar desterrado para los que integran los equipos a cargo de seleccionar y entregar la buena pro a una empresa o consorcio participante.

Y es que después de realizar un cruce de información minucioso y detallado durante los concursos públicos, entre enero de 2017 y febrero de 2018, para adjudicar obras en el gobierno regional, se ha detectado que 12 empresas presentaron documentación falsa e inexacta, lo que ha originado la paralización y del proceso y, por ende, el retraso de la ejecución de las obras.

DIVERSOS. Los integrantes de los equipos a cargo de la selección de las empresas verificaron que se habían presentado declaraciones juradas, certificaciones, cartas de compromiso y otros documentos falsos, por los que se tuvo que descalificar a los participantes, a pesar de que varias de ellas apuntaban a ser las ganadoras de la buena pro.

“Rechazamos todo acto de esa naturaleza. Debemos ser conscientes de que este tipo de problema se presenta en todo nivel, por eso nuestra directiva de verificar y contrastar la información que se presente, la que siempre hemos recibido con el principio de buena fe”, dijo el gobernador de la región La Libertad, Luis Valdez.

SEUDO EMPRESAS. El gobernador sostuvo que estas empresas que intentan sorprender al Estado no deben volver a participar en ninguna licitación, y para ello se les debe inhabilitar.

“Ya hemos informado al Organismo Supervisor de Contrataciones del Estado (Osce) y hemos puesto esta información a disposición del Ministerio Público, para que establezcan la responsabilidad penal. Pero, no solo eso, también hemos informado a la Cámara de Comercio para que las identifiquen y las excluyan dentro del marco comercial privado. No solo se trata de transparencia, sino que se tienen que ejecutar buenas obras y con documentos auténticos, pues no tenemos garantía de nada”, enfatizó.

LAS EMPRESAS. De acuerdo con la información ofrecida por el gobierno regional, las empresas que presentaron documentación falsa e inexacta fueron: Consorcio Sistema de Irrigación, en el concurso público N°005, cuya obra a ejecutar era el mejoramiento de los servicios de gua y riego en los distritos de Huranchal, provincia de Otuzco; Chicama, provincia de Ascope; y Gran Chimú,

También está el Consorcio Horizonte, en el concurso público N°013, cuya obra a ejecutar era instalación de los servicios de educación inicial escolarizadas en ocho centros poblados de la provincia de Pataz.

Asimismo, está el Consorcio Libertad, en el concurso público N°02. La empresa estaba integrada por ESP Constructores y Edificaciones SAC. Y Corporación de Servicios E Ingeniería & Actividades Logísticas SA, cuya obra a ejecutar era Mejoramiento de la Producción Agrícola de los sectores Winchazao, La Merced y La Cruz, en Laredo Trujillo.

BAJO LA LUPA. Un cuarto consorcio que también está comprendido en la relación de las que presentaron documentación falsa está el Buen Pastor, en el concurso público N°003, cuya obra a ejecutar era Mantenimiento Periódico de la carretera ruta 125, tramo Chagual – Alto Blanco, en la provincia de Pataz.

Además, figura en esa lista Raúl Amayo Lobato, en el concurso público N°021, en el servicio de consultoría para la elaboración del expediente técnico para la obra mejoramiento de la carretera Chao- Buena Vista- El Pie San Pedro-Chagaganda, Los Toritos, en los distritos de Chao, Huaso, Calamarca y Quiruvilca.

OBRAS EN LA SIERRA. El Consorcio Pataz fue observado por presentar documentación inexacta en la adjudicación simplificada N°019. La obra que estaba en cuestión era el mantenimiento de la carretera en el distrito de Huayo, provincia de Pataz.

Ya en la costa, en lo que significó obras de rehabilitación por el embate del fenómeno El Niño Costero, la empresa Hosuse Bussines E.I.R.L. fue observada por irregularidades en su documentación. La obra que tenía que ejecutarse era la rehabilitación de la avenida Juan Pablo II, intersección avenida los Paujiles y Huamán, en el distrito de Víctor Larco.

En ese mismo proceso de licitación pública, fueron observados los documentos del Consorcio San Pablo, conformado por la constructora J.J Espinoza Contratista. S.A.C. y Cojapri Ingenieros E.I.R. L.

También se detectó irregularidades en el Consorcio Juan Pablo, conformado por KVC Contratistas S.A.C. y Artecon Perú S.A.C.

Asimismo, fue rechazado el Consorcio Señor de los Milagros.

NO ARRANCA. Según el gobernador Luis Valdez, la obra de rehabilitación en Víctor Larco aún no inicia porque las dos primeras empresas con puntaje superior y que se disponían a ganar el concurso presentaron documentación falsa.

“Esto se logró gracias a un trabajo entre el gobierno regional y la Contraloría, ya que después de la calificación tuvimos que hacer el cruce de la información”, agregó.

El funcionario explicó que en varios casos se tuvo que volver el concurso a la etapa de la convocatoria y eso originó retrasos en las obras. “La obra de Juan Pablo II debimos iniciarla desde hace varios meses, pero por estos problemas no avanzamos. Las empresas apelaron al Osce, pero ese organismo nos dio la razón. Entonces convocamos a la empresa que quedó segunda y también había presentado documentación falsa”, acotó.

Fuente Diario Correo

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

doce + dieciseis =

Translate »